Margarita Arotingo rompe el silencio y se defiende

Ibarra. La exdirectora del Centro de Rehabilitación Social de Ibarra, Margarita Arotingo, visitó nuestras instalaciones la mañana de ayer, para dar a conocer sus puntos de vista frente a las graves acusaciones en su contra hechas por el abogado Leonardo Ponce, defensor del también exdirector de la cárcel, Marcelo Merino.

Arotingo respondió las inquietudes periodísticas y deslindó responsabilidades.

,¿Por qué no enfrentó las graves acusaciones en su contra?

Como ya no era funcionaria no podía dar ninguna entrevista de la situación y por eso me negué. A mi me sorprende que el abogado Leonardo Ponce, asegure la responsabilidad. A mi tienen que seguirme un trámite judicial para que me sentencien y aseguren que existe responsabilidad.

¿Por qué salió de la dirección del Centro de Rehabilitación Social? Porque es un cargo jerárquico y de libre nombramiento, no fue por mala gestión ni nada.

¿Cómo califica su gestión? Cuando trabajé se hizo cambios trascendentales en los cinco ejes de tratamiento de las personas privadas de libertad, PPL. Se les empezó a respetar sus derechos humanos y se pudo demostrar el trabajo con dedicación y transparencia.

¿Cuáles fueron los principales cambios que realizó?

La alimentación era un caos cuando llegué, pero yo revisaba el menú diario con la empresa que daba la alimentación y hacía un reporte diario con fotografías. Los PPL se sentían contentos con la atención que se les brindaba. Existió el proyecto piloto ‘Fortaleza’ que benefició a 35 PPL y se realizó el tratamiento de adicciones. Se les dio total prioridad para que puedan tener una rehabilitación adecuada en un tiempo de seis meses.

¿Por qué se le relaciona en un caso de intento de sicariato contra Marcelo Merino? Ellos quieren justificar la irresponsabilidad que como funcionario público de cargo jerárquico recién posesionado tenía. Hay acciones que son ilegales y totalmente irresponsables como estar tomando en el Centro de Rehabilitación Social con internos.

Si yo ya estaba afuera, qué me interesa que este señor que me reemplazó haga, si ni le conozco.

El día que me tocó dejar el informe de gestión le indiqué la clave del computador y tuvimos una conversación de 5 a 10 minutos, le pedí su número de teléfono y le dije que cuente conmigo si necesitaba ayuda, porque soy una profesional a carta cabal.

¿Cuál cree que sea el motivo para involucrarle con este hecho? Yo creo que como estaban los PPL ahí y eso es un agravante, tal vez son cuestiones para salvarse ellos como internos. Hay que tomar en cuenta que los PPL están ahí porque han cometido alguna infracción y están sentenciados. Hay que tener mucho cuidado de todo lo que ellos pueden decir.

¿Cree que Merino tenía la experiencia necesaria para ocupar el cargo? Pienso que para que esté en ese cargo tiene que ser una persona madura, con experiencia y que no se deje llevar por los PPL que utilizan cualquier tipo de convencimiento con el fin beneficiarse.

Existen denuncias de que el dinero de las requisas llegaba a una ‘caja chica’ y no se devolvía… Todas las requisas se las realizaban conforme al reglamento de rehabilitación social. Se hacía un acta y se entregaba con cadena de custodia a la Dirección General de Inteligencia (DGI) y la Policía Judicial. Todas las requisas eran autorizadas, la seguridad interna corresponde a los agentes de seguridad penitenciaria y ellos tienen la obligación de ver alguna persona sospechosa y hacer una requisa. No existía ningún tipo de ‘caja chica’ y no se de dónde se inventan esas cosas.

¿Es verdad que tenía conflictos con los guías y que existían irregularidades? Yo no tenía una buena relación con ninguno de los guías penitenciarios. Deben existir pruebas para acusar, pero yo no podía cogerles ‘con las manos en la masa’. La corrupción existe desde los guías y yo empecé a poner orden. Compré cámaras para mi seguridad, por eso los guías ‘no me podían ni ver’ y con ninguno tenía buena relación.

¿Es verdad que en su gestión recibió por donación cámaras y un televisor que se llevó al finalizar su administración? A mi nadie me ha hecho ninguna donación, porque si hubiera ingresado al inventario de la institución, yo debía haberlo dejado y tengo documentos de todo y cuando salí, el guardalmacén me entregó un documento de todo el inventario.

¿Conocía de un caso de abuso sexual al interior del centro? El PPL vino a conversar en mi oficina y me mencionó que tiene represalias por un guía y ahí estaba la coordinadora zonal. Dijo que le habían sacado de su celda y le habían maltratado, pero no habló de violación. Le exigimos que ponga la denuncia y la puso por agresiones.

¿Conocía de que al interior de la cárcel se realizaban cobros indebidos? Cuando llegué, me decían que cobran. Yo empecé a enviar haciendo el cálculo por Quipux para que hagan las carpetas y no existan este tipo de cobros, incluso me decían que los certificados cobraban.

¿Era tajante? Yo hice una planificación para determinar que cursos deben recibir para todo el año con listados, por eso a mi ningún funcionario me quería. Ellos no estaban de acuerdo de que yo fuera muy tajante en las cosas. Me decían que debo ser comprensible con los guías, pero ser comprensible era acceder a cualquier corrupción y uno debe ser muy honesto y transparente.

¿Tenía usted una amistad con el PPL que le acusa de presunto sicariato? Una relación como amiga, no. Ellos eran testigos protegidos y la DGI sabía venir a conversar en mi oficina. Son dos hermanos, uno de ellos dijo que le ayude con el recurso de casación.