Marco Almeida: “Hay indiferencia y abandono crónico a Yahuarcocha”

Ibarra. El 05 de enero de 2020, diario EL NORTE publicó un reportaje sobre la necesidad de tomar medidas urgentes para rescatar la laguna de Yahuarcocha por el alto grado hipertrófico en el que se encuentra, según el estudio realizado por la Universidad Técnica del Norte.

Rescate. Yahuarcocha es un ecosistema turístico por su paisaje que, a pesar de su color verde, está arraigado en los imbabureños y es parte del Geoparque, “entonces hay que tratarle como tal, ya sabemos que el problema principal del agua es la cantidad de cianobacterias, hay que buscar mecanismos no químicos”, manifiestó entonces,

la docente Elizabeth Velarde.

Reación. Ante esta situación, la alcaldía de Ibarra declaró a este sector como una área de conservación y uso sustentable. Esta medida, para Marco Almeida exalcalde de Ibarra (1984-1988), es totalmente insuficiente para paliar los efectos de la contaminación.

“Es evidente, la indiferencia para entender, tanto la importancia ecológica de este “Lago de Sangre”, como el valor cultural de este santuario de épica resistencia caranqui frente al Inca, aspectos extraordinarios que son factores estratégicos y emocionales no utilizados en los planes de desarrollo integral de Ibarra y más aún en el proyecto Geoparque impulsado por la Prefectura de Imbabura”, manifiesta.

Prioridad. Añade que al existir fallas estructurales en estas acciones, sugiere como prioridad:

Que el Municipio asuma el liderazgo para motivar y unificar a todos los sectores ciudadanos, en función de la Protección Ecológica de Yahuarcocha.

Que el Municipio convoque a una asamblea técnica no política, para que funcionarios y voceros sociales idóneos, definan con estudios serios, un efectivo plan de rescate de la laguna y su entorno físico, social y cultural.

Que el Municipio aplicando los Planes existentes, active políticas, recursos y acciones para la protección de la laguna y del río Tahuando, su única fuente proveedora de agua fresca.

Análisis. Se debe señalar, dice Almeida, que las aguas de la laguna de Yahuarcocha, tiene origen de las lluvias escasas o del insuficiente caudal de las aguas contaminadas del río Tahuando. “La laguna está en un proceso acelerado de descomposición a causa del olvido e indiferencia de todos los ibarreños por nutrirla de agua limpia”.

Almeida trae a colación la obra del japonés Masaru Emoto en su libro “Los Mensajes Ocultos Del Agua”, en el que se comprueba científicamente el comportamiento inteligente del agua que al recibir palabras de amor, odio e indiferencia, sus cristales de agua congelada grafican respectivamente geometrías bonitas, feas y malignas.

Según este análisis, Almeida concluye por tanto que la indiferencia humana ante el agua es peor actitud que el odio, puesto que el olvido y el desprecio descomponen las células, las matan.

“Algo similar sucede en los humanos, puesto que tenemos un 75% de agua en el cuerpo”, dice.

Entonces concluye que: el subsuelo de Ibarra tiene una enorme reserva de agua bajo nuestros pies y no somos conscientes, mientras el agua escasea para nosotros y para la laguna.

Y que la laguna de Yahuarcocha inevitablemente moriría, a menos que todos, ciudadanos y autoridades cambiemos nuestra conciencia de indolentes e indiferentes, para despertar hacia el amor y gratitud incondicionales a favor de la laguna, que es en el fondo, a favor de nosotros mismos.

“El feo color verde del agua de la laguna, no es sino el color de nuestra fea indiferencia colectiva, es nuestro propio espejo”, finalizó.

MIRE LA ENTREVISTA COMPLETA AQUÍ: