Marcelo Chuquín orgullo nacional

San Antonio de Ibarra, ubicada a seis km de la ciudad blanca de Ibarra, capital de la provincia de Imbabura, ofrece a la vista del mundo una de sus más apreciadas industrias que es la madera transformada en escultura.

La destreza y habilidad de sus artesanos, que con sus recursos naturales crean hermosas esculturas, le han dado fama a este pequeño rincón del mundo, constituyéndose en un paso de la mayoría de turistas que llegan a esta provincia norteña de nuestro país.

El artista Marcelo Chuquín hijo de San Antonio de Ibarra, inició hace tres décadas sus actividades como escultor, afición y arte que la heredó de su padre. Esta afición la lleva en su corazón y es lo que le motivó a viajar al exterior usando sus propios recursos, pues anteriormente no había podido hacerlo por falta de apoyo de las autoridades del Ministerio de Cultura. Con mucho orgullo y afán al viajar a su propio riesgo al Festival Mundial de Escultura con motosierra efectuado en Rusia, se impuso a representantes de 30 países y obtuvo el primer lugar, ganando el concurso con una hermosa escultura de 380 metros, representando una obra de amor de una madre e hijo.

Marcelo está reconocido como un orgullo nacional, y hace que el Ecuador vibre de emoción por tener un artesano de esas características que ha colocado al país en ese sitial. Ojalá que las autoridades no se olviden de él, y sepan apoyarle en futuros festivales.