Marcela, la nueva reina de la canasta

 

dep-2

El baloncesto imbabureño suma talentos en sus filas. Valery Marcela Sánchez Boada, a sus 14 años, ya se ha convertido en una verdadera figura  al ser parte de la selección del Ecuador que representó  a la provincia en el pasado Sudamericano de básquet en Argentina. Su talento, junto al de sus compañeras, permitió a la tricolor llevarse el bronce en la cita deportiva internacional.


El combinado ecuatoriano cumplió una destacada actuación desde el arranque al conseguir dos triunfos seguidos ante Uruguay (73-26) y contra Chile (66-52), lo que le sirvió para terminar líder del grupo B. Solo cayeron contra las locales argentinas (66-49) en semifinales.
Marcela nació en Ibarra el 11 de agosto del 2001. A los siete años inicia su amor por este deporte  mientras acompañaba a su padre, Franklin Sánchez, a los entrenamientos. Un referente para la deportista que ahora sigue los pasos de quien fue también seleccionado tricolor en el pasado.
La deportista inició su proceso de preparación con la enseñanza de su padre y en escuelas formativas. Su primer torneo fue en un interescolar cuando ella tenía solo ocho años convirtiéndola en una estrella del baloncesto a corta edad. Desde ese punto empezó un largo camino de éxitos deportivos.
En principio este deporte solo fue parte de un pasatiempo, pero al pasar los años, se involucró más en el baloncesto y con mucha dedicación llegó a ser parte de la selección de la provincia. A pesar de su arduo entrenamiento Marcela nunca ha descuidado sus estudios que los realiza en la Unidad Educativa Sagrado Corazón de Jesús “Bethlemitas”. Para ella una de sus metas es la de poder estudiar medicina y llegar a ser doctora.
El buen desempeño de la basquetbolista le permitió ser convocada para la selección ecuatoriana de baloncesto sub 14 femenina. “Estaba dormida cuando entró mi padre y me dio la noticia de que había sido seleccionada del país. Algo simplemente inolvidable”, dijo Marcela.
Previo  al viaje las seleccionadas tuvieron tres microciclos que se efectuaron en Quevedo, Machala y Guayaquil. Posteriormente viajaron rumbo a Buenos Aires en donde enfrentaron a los combinados de Chile, Argentina y Uruguay.
“Una experiencia muy bonita. Estoy orgullosa de haber conseguido junto a mis compañeras bronce para el país. Nosotras desde un principio buscábamos ser campeonas. Teníamos todo proyectado para ganar pero pienso que los nervios nos jugaron una mala pasada contra Argentina”, mencionó la seleccionada tricolor que fue la única representante imbabureña en el equipo.
Un total de 12 deportistas viajaron para defender los colores tricolores en esta  cita deportiva internacional.

 

NUEVA ETAPA
Ahora Marcela se encuentra en casa junto a su familia descansando y pensando en lo que serán las nuevas eliminatorias para FIBA Américas en la sub 15.
La seleccionada cumplirá una nueva etapa de entrenamiento para poder, a futuro, ser convocada nuevamente a la selección del Ecuador.
Marcela fuera de las canchas es muy cariñosa con sus padres y su hermano. Es una buena amiga y en su rato libre también dedica su tiempo a pasar gratos momentos entre amigos.
Ella envía un mensaje a los deportistas: “Nunca se rindan y siempre busquen sus metas. El deporte debe ser parte de sus vidas”.