Mandela y su gran lección

zulema obandoEn medio de la lluvia, símbolo de augurio para la concepción sudafricana, los  restos mortales de Nelson Mandela  recibieron un apoteósico  homenaje, acontecimiento de importancia histórica mundial, como se despide a los hombres que trascienden por sus impecables acciones y que como ellos serán únicos. 

Líder humilde, compasivo y generoso, herencia de buena voluntad que todos deberemos aprender, la reconciliación fue la columna vertebral para curar las heridas de Sudáfrica después de décadas  de segregación racial. Su condición humana le permitió repercutir en el tiempo, su espíritu conciliador en el estadio FNB de Soweto, mediante un apretón de manos  unió  a EE.UU y Cuba, gesto sin precedentes para dos naciones en conflicto desde 1961. La lucha de Mandela contra el “apartheid”  lo llevó a prisión por 27 años,  los barrotes de una celda no le recluyeron, al contrario le liberaron, porque creyó firmemente en  un futuro con libertad, sin duda fue el amo de su destino y el capitán de su alma.
En ocasión de su lamentable deceso, líderes internacionales destacan innumerables virtudes, miles de personas de distintas religiones y razas se hermanaron en su memoria, dada la oportunidad de las próximas elecciones en nuestro país, la lección al canto, hace relación a su mandato presidencial, (1994-1999) no se perennizó en el poder, al contrario de los que hacen muchos dirigentes del mundo. Coherente entre sus discursos y actos,  habría que pedirles a todos los candidatos, menos palabras y más acciones, menos protagonismo y más humildad para reconocer que los revanchismos y odios solo llevan a destruir al país y su democracia. Emulen al político hábil, exitoso y humano, que  cambió la euforia de las masas en clamores de aprobación. Aunque parezca utopía, el común de la gente sueña con un Ecuador donde sus dirigentes,  a través de verdaderos proyectos sociales, cambien de raíz las condiciones socioeconómicas de la gran mayoría, en pleno siglo XXI, el derecho a los servicios básicos, a la salud y a la educación, sigue siendo un privilegio de pocos. A todos quienes aspiran el voto de confianza del pueblo, les invitó a pensar en esta frase de Mandela: “Podemos cambiar el mundo y hacer de él un lugar mejor para vivir. Está en tus manos hacer la diferencia”.

 

Zulema Obando
crisjuli@hotmail.es