Mamá, un amor sin medida

madreCuando hablamos de amor incondicional o Agape nos referimos al amor que Dios tiene hacia sus hijos, amor eterno, ese amor que no  es muy fácil entenderlo por su inmensidad. Pero para comprenderlo un poco más lo compararemos con el amor que muchas madres tienen hacia sus hijos, el que las lleva a entregar su corazón a ellos sin ninguna reserva, olvidando  que tienen vida propia, sacrificando lo más preciado de cada una de ellas y entregar su tiempo, sabiduría, amor, experiencia y sueños alcanzados.

A esos seres que convivieron por nueve meses en su vientre promoviendo en ellas muchas sensaciones buenas, de felicidad o de dolor y tristeza según los momentos.

Valentía. Madre es un sinónimo de valentía, mujeres que a pesar de las condiciones económicas  en que ellas se encuentren siempre buscarán el bienestar para sus hijos, la creatividad nunca se acorta al momento de encontrar ingresos económicos o recursos que sean necesarios para sus hijos. Son mujeres fuertes  que  sin importar su estado de ánimo darán su mano para levantar a un hijo en momentos de debilidad. Son aquellas mujeres que se olvidaron de tener un sueño placentero desde el día en que sus hijos nacieron.

Los hijos son su prioridad. Cuando nos referimos a este tema muchos de nosotros traemos a la memoria recuerdos de alegría que hemos compartido con nuestras madres, aquellas travesuras de niños o adolescentes, recordamos cuantas veces han dejado de realizar sus actividades para estar junto a nosotros en tiempos de enfermedad, o simplemente nos reímos de los momentos en que hemos recibido corrección por mano

de nuestras madres, justas o injustas pero no dejarán de ser anécdotas que siempre las contaremos. En reuniones familiares siempre será el tema central nuestras madres.

Aprenden el oficio durante el camino de la vida. Ninguna madre es perfecta, todas aprenden este grandioso oficio en el camino de la vida, no existe escuela que lleve a obtener un título de excelencia  , las madres aprenden increíblemente a desenvolverse en este difícil rol de manera inmediata , por cuenta propia y con la utilización del único referente que han tenido en sus vida, sus propias madres , en ellas podremos encontrar más sabiduría que en un buscador de internet.

Una madre siempre estará allí a pesar de las circunstancias. Una madre a pesar de los errores de sus hijos siempre estará a su lado, sin importar las buenas o malas decisiones que ellos tomen a lo largo de sus vidas, siempre estarán orando por sus hijos y pidiendo la bendición de Dios para ellos, es importante recordar que cuando una madre ora todo es posible, su clamor y oración siempre llegará al cielo, por su fuerza y convicción.

Un agradecimiento. Hoy en su día sus hijos levantamos una oración por cada una de ellas, héroes anónimos, hacedoras de grandes sociedades, formadoras de guerreros y líderes nacionales, de soñadores, de sabios que andan por rincones de estas ciudades entregando el corazón, sabiduría y esfuerzo como sus madres lo hicieron.
Hoy agradecemos al cielo por la madre que tenemos, con el compromiso de hacer un alto en nuestro tiempo y recordarlas por una vez más.  
Se merecen que cada día les demostremos cuanto las queremos y que les digamos lo importantes que son para nosotros. A pesar de que hoy se celebra un día especial, recordemos que todos los días debemos amarlas y mimarlas.