Malestar por la falta de grifos de agua en mercado

Ibarra. La falta de grifos de agua en unos 15 puestos de comida del mercado La Playa, genera preocupación en los comerciantes.

Aunque el espacio no estaba diseñado para puestos de comida las personas han optado por hacerlo.

Sin embargo, solo tres grifos pueden ser ocupados por los comerciantes. Aquí lavan pollo, pescado, verduras e incluso los utensilios de cocina.

Solo donde expenden mariscos tienen sus respectivos grifos en los puestos.

Mariana de Jesús Tito tiene un puesto de verduras, pero considera que es necesario tener agua en los puestos de comida.

“Todos ocupan la lavandería pero si habría la opción de que tengan en sus puestos yo le veo muy bien, porque sería mejor para la salud y existiría una buena manipulación en los alimentos también”, menciona Mariana.

Terminación. Otro de los problemas es que aquí estaba planeado un mercado de tres pisos, según cuentan los comerciantes.

Anunciaron que las áreas se iban a dividir en verduras, hortalizas y en la parte de arriba un patio de comidas, mientras que el tercer piso estaba destinado para un salón de actos, pero no se concretó. En 2005 cuando empezaron a ocupar estos espacios, Mariana indica que se pasaron las asociaciones que estuvieron alrededor de la avenida Eugenio Espejo y Obispo Mosquera. “Pero nuevamente está colapsado, lleno de comerciantes”. Aclaró que u-no de los pedidos es que se termine la construcción de este mercado, la cual estaba prevista desde un principio.

Esperanza lleva su jabón de lavar platos con un recipiente lleno de vajillas, al lado de ella se ubica Lucía Minda, quien limpia los pescados para preparar el almuerzo, y en otra llave Carmen Yamberla lava un pollo.

Así mismo comentan que aquí se limpian las papas y los mellocos y esto muchas veces genera un taponamiento en el desagüe ya que los propios comerciantes no dejan limpio. El presidente del mercado La Playa, Jorge Imbaquingo, señaló que lo principal es que se termine el proyecto de construcción al cual estaba destinado. Explica que en la primera planta el agua casi no la necesitarían porque era solamente de verduras y frutas.

También menciona que en la segunda planta, donde se iba a construir un patio de comidas, se concluiría con el alcantarillado y los grifos de agua en cada local.

“Lo que necesitamos nosotros es exclusivamente que se termine el proyecto porque a raíz de esto, estamos con un sinnúmero de goteras porque la terminación de la parte de arriba no está bien implementado, ya que era con proyección para las dos plantas”, dice Imbaquingo. Además dijo que terminando con este proyecto habría más puestos para los comerciantes que se encuentran en las calles del centro de Ibarra, generando venta informal.

A la espera. Rocío Meneses está aquí 10 años. Mientras prepara el almuerzo lava algunos productos cogiendo agua en un recipiente, que llenó en la lavandería ubicada cerca del parqueadero de vehículos.

Rocío asegura que desde hace diez años, cuando se incorporó a este espacio, no han tenido agua en los puestos, “nos toca salir con los baldes afuera para traer”.

Pero su aspiración también es ser parte del nuevo mercado Amazonas que anunció la alcaldesa Andrea Scacco.

“Ojalá que en el nuevo mercado ya nos den el agua”. Su objetivo como comerciante es además de contar con el agua, generar una buena imagen para los usuarios, ya que asegura que viene gente a preguntar y por la falta de espacio se van.

Los espacios de los 400 puestos son reducidos, ya que donde están las personas que preparan comida son áreas para comercializar verduras o frutas.

Pero por la falta de empleo ocupan estos puestos quienes también se dedican a la preparación de alimentos.

Esperanza Aza, comerciante del área de comidas, lava los platos en uno de los tres grifos del mercado.
Rocío Meneses recoge el agua del grifo en un recipiente para llevarla a su puesto de comidas.