Maldición de la Pana los persigue

panaOTAVALO. La muerte volvió a aparecerle a la familia Santillán-Ramos. Hoy entierran a Ingrid Vanessa, una niña de 12 años que murió el jueves pasado en la Panamericana norte, sector San Rafael.  Es la segunda integrante de la familia que se va en menos de un año. El 30 de julio pasado fue Kuri de cinco años quien murió. Los dos hermanos han sido víctimas de accidentes de tránsito que los han matado al instante.  

Ayuda, Ángela Ramos, madre de la menor, clama por justicia Pide que el deceso de su hija no quede en la impunidad. Que se llegue hasta las últimas consecuencias. “Vanessa era muy apegada a mí. La extraño, ella quería ser cajera de banco”, dice la madre quien llora al recordar los hechos.

Mayor atención.  Otro de los pedidos de Ángela es que se ponga un rompe velocidades en el sector.

Clamor. “Hay muchos niños que pasan la Panamericana porque vienen de la escuella, se debe protegerlos”, dice entre lágrimas. Juan Gómez morador del sector concuerda con sus afirmaciones.  “Se necesita de manera urgente que las autoridades pongan atención. Ayer casi se presenta otro atropellamiento”, explica.
Hoy a las 16:00 en el cementerio de la parroquia se realiza el entierro de la adolescente.