Mal diseño y robo de equipos son causas de daño ambiental

Otavalo. El robo de equipos eléctricos en dos plantas de tratamiento de aguas residuales ubicadas a orillas del lago San Pablo y un ‘mal diseño’ de las mismas son, según el gerente de la Emapao, Marcelo Mosquera, las principales causas que han provocado una emergencia ambiental en este sector del cantón. Mosquera respondió a varias inquietudes en una entrevista realizada ayer en ENTV.

¿Cuál es la respuesta de la institucionalidad frente a este problema? Hace un mes hubo un robo. Se llevaron la parte eléctrica de las dos plantas ubicadas en la parte externa.

¿Cómo funcionan esas plantas? Funcionan a bombeo. Por cuestión de gravedad se tiene que bombear el agua residual a los filtros, para procesar y eliminar las impurezas antes de descargar al lago.

¿Hay alguna situación técnica que ha provocado este problema? Las plantas fueron construidas en el año 2012 y 2013, en la administración municipal anterior, y no consideraron el crecimiento de la población. Algunas plantas de tratamiento de San Rafael han llegado a su límite.

¿Pero eso nace de un estudio? Exactamente, pero desde ahí estuvieron mal diseñadas. Por ejemplo, en la planta de San Miguel Bajo, según los estudios está calculada para el ingreso de 2 litros por segundo y ahora están entrando 6 litros.

¿Y en ese caso, cuál es la alternativa? Hicimos unas obras adicionales para que el agua lluvia no entre a la planta de tratamiento. El crecimiento de la población no estuvo considerado. Han pasado pocos años y ya han cumplido su vida útil. Estas plantas deben planificarse para 25 años.

¿Le preocupa lo que está pasando? Por supuesto. Hemos estado pendientes de esta situación. Tenemos unos estudios para integrar a las 12 plantas de tratamiento mediante un sistema de bombeo. Esto sería parte de la solución.

Marcelo Mosquera, Gerente de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Otavalo, Emapao.
Luis Anrango muestra el lugar por donde se descargan las aguas residuales sin ningún tratamiento al lago San Pablo.