Maestro (a), grave responsabilidad

La tarea de una maestra o de un maestro, de aquellos personajes muchas veces anónimos que pasan una etapa importante de su vida en una aula con la grave responsabilidad de formar buenos ciudadanos, a veces pasa por desapercibida. Sus obligaciones las deben compartir entre su hogar y su espacio de trabajo; prácticamente el rol de rol de maestra o maestro es como de aquella madre o aquel padre que vela por sus hijos más allá de lo que se piensa o se cree.

En la actualidad esa misión casi no interesa mucho como profesión y eso se refleja cuando en las universidades la demanda para estudiar Ciencias de la Educación no tiene buena aceptación y eso es preocupante. Y es que a este importante sector profesional se le exige más en estos tiempos y las falencias de unos cuantos, lamentablemente se les endosa a todos en general y hoy se busca que rindan más, se someten a evaluaciones continuas, hay mayor rigor en su preparación y deben amoldarse a los nuevos programas de estudio que muchas veces están fuera de contexto. En fin, lo que nunca quisiéramos que desmaye es su férrea voluntad y su mística porque con su labor hace Patria.