Madres guerreras reciben homenaje de los Jóvenes contra el cáncer

madresguerreras

Ibarra.- “Por ti madre guerrera” es el nombre con el que la Fundación Jóvenes contra el cáncer bautizó al homenaje a un grupo de madres de niños y adolescentes que padecen la enfermedad. “Es dar alegría a las personas que están un poco relegadas, a quienes están siempre pendientes de sus hijos, que viven en hospitales…”, manifestó Janeth Soto, coordinadora de Jóvenes contra el cáncer en Imbabura.

Actividad. Un cambio de look, que incluyó corte de cabello, peinado y maquillaje fue parte del homenaje que recibieron las madres. También recibieron una serenata y un almuerzo especial. Instituciones privadas se unieron para formar parte de una actividad diferente, en el que las madres se tomaron un poco de tiempo para ellas.

Graciela Reina fue una de las homenajeadas. Es madre de Wendy Guerrón, que actualmente tiene 14 años, le diagnosticaron leucemia y durante tres años de tratamiento constante en Solca y apoyo de la Fundación Jóvenes contra el cáncer se logró la mejoría de la adolescente.

Tres años difíciles, pero en los que nunca se perdió la fe. La maquilladora profesional Sofía Romero fue una de las voluntarias de la actividad. “Ver la sonrisa en el rostro de las madres para mí es muy importante”, dijo Sofía, quien participó como un homenaje a su abuela, que falleció a causa de cáncer de estómago.

Sofía se unió a la causa de la Fundación Jóvenes contra el cáncer motivada por el recuerdo de su ser querido, a quien durante un año acompañaron en el sufrimiento que conllevó la enfermedad. Consuelo Tipán, estudiante del Instituto Imbabura, también colaboró con el cambio de look de las madres. Aceptaron la petición de la Fundación.

“Fuimos elegidas las que Dios permitió que estuviéramos aquí, porque esto es una lucha que debemos aceptar día a día”, enfatizó. Una amiga de Consuelo falleció con cáncer de seno, pero su recuerdo no muere. La sonrisa de Anita Tatés se reflejaba en su rostro mientras le terminaban de maquillar. “No tengo palabras para agradecer a toda la Fundación”. A su hijo Carlitos le diagnosticaron leucemia y fue dado de alta el 26 de abril.

Tiene 12 años y hasta los 15 deberá realizarse exámenes. “Da mucha alegría ver a los niños salir de esas etapas tan difíciles y verlos vivos es un milagro, la vida de mi hijo es un milagro”.