Madre asegura que sanción de su hija “fue por racismo”

Ibarra. Mayra L., una mujer afrodescendiente, llegó a Diario EL NORTE en medio de lágrimas.

La madre denunció que su hija fue suspendida por 15 días de la institución privada en donde estudia el noveno año de educación Básica, luego de una pelea.

La mujer acepta que su hija cometió la falta disciplinaria, sin embargo reclama por qué el castigo no fue para las dos estudiantes involucradas.

La representante asegura que en la unidad educativa católica donde estudia la adolescente se han perdido los valores.

“El ser blanco es todo y la palabra de ellos vale más que la nuestra. No es justo lo que está pasando, como madre me siento indignada y con las manos atadas, porque no puedo hacer nada. Yo les dije que están diciendo negra a mi hija, y nadie me hace caso, nadie presta atención y eso no está bien. Es una institución católica y yo no sé por qué ahora fundamentan el racismo”, comentó la mujer.

Hechos. La joven sancionada agredió a una compañera de curso con varios golpes en el cuerpo. La adolescente señala que todo empezó porque desde hace tiempo la víctima asegura que todo el curso le hace bullying.

“Decía que le hemos encerrado en el baño y no es cierto. Yo le fui a reclamar y me insultó y yo no me iba a quedar quieta”, mencionó la estudiante.

Denuncia. La madre de la joven dijo que cuando recibió la sanción le dijo a la rectora que a su hija le han dicho que “las negras solo sirven para ser sirvientas, más no para estudiar en una institución privada”.

“Yo le dije que suspendan a las dos personas. Uno por ser negro no se tiene voz ni voto, porque la mamá de la otra joven es empresaria y el papá gerente de un banco y tienen más palabra que mi. Las dos fueron las del problema y tenían que sancionar a ambas. Mi hija nunca ha tenido un problema de esa magnitud”, finalizó la mujer.

Autoridad. Myrian Salgado, directora distrital de Educación, mencionó que el caso se encuentra en vigilancia en el departamento jurídico.

En dicho departamento informaron que el proceso no tiene violación alguna, ya que previo a la valoración del DECE se determina quién es la presunta víctima y quién es la presunta agresora.

Durante una reunión mantenida con la rectora de la institución, Diario EL NORTE pudo evidenciar la documentación del proceso, así como las fotos en donde notablemente se evidencia la agresión a la estudiante. En dichos documentos también consta el certificado médico emitido por el Ministerio de Salud Pública.

Vocera oficial. Por su parte, la rectora de la institución, aseguró que de las frases racistas y ofensivas, nunca se reportó nada.

“En el momento de la aclaración se dio un espacio a la joven para que se justificara y ella mencionó que la chica agredida le ha dicho que ella le hacía bullying”, dijo la autoridad.

Además, durante la reunión con las psicólogas del colegio, se mencionó que se está haciendo un seguimiento también, porque existe maltrato de la madre hacía la estudiante y que el resultado se remitirá a la junta.

La madre de familia dijo que llegará hasta las últimas consecuencias para que su hija pueda ser reintegrada a la institución.