Macará se mantiene en la pelea de la punta venciendo con drama al Aucas

Quito. Aucas visitó a Macará y la noche estuvo dada para un juego complicado, muy táctico y con el acelerador a fondo. Las individualidades abrieron el trámite y dejaron a los ambateños en carrera franca para pelear la etapa.

El primer tiempo tuvo dos síntomas. El primero ofreció la imagen de un sólido Macará, capaz de aprovechar cada atajo de su localía y marcando el ritmo del juego. El segundo marcó la presencia de un Aucas atareado, marcando muy lejos de su portería, pero forzando acciones de ataque bastante accidentads.

Ya sobre los últimos minutos previos al receso, Pablo Burzio le sirvió una habilitación notable para que llegue a placer Juan Manuel Tévez y con calidad ponga el 1 por 0. Tanto merecido. Los celestes fueron mejores y lo capitalizaron, Acuas reculó y lo pagó muy caro.

Luego de la reanudación de las acciones, Aucas trató de armar un equipo cortito, achicó la cancha lo suficiente para ahogar la zona de gestación de los dueños de casa. La presión le resultó un buen negocio cuando Ignacio Cacheiro, al minuto 57, logró romper la resistencia guaytamba y definió luego de un notable pase del inteligente Enson Rodríguez.

Pero la justicia aparecería en Ambato y Macará se pondría adelante en el marcador de una vez por todas. Jugada notable y habilitación de Carlos Arboleda para que el veterano Ronal De Jesús ponga el 2 por 1 definitivo en el tanteador. Gestión inteligente de los dirigidos por Vélez que encontraron la manera de entrarle al sólido operativo de resguardo de los orientales.

Se terminó un reto más para Macará con el sabor del deber cumplido. Por ahora son la sorpresa de la tabla de la Segunda Etapa y continúan siendo un fuerte competidor en pos de la aspiración de tratar de ser el outsider finalista de la temporada.