Lucha contra conductores ebrios

Colombia acaba de dar un paso importante para evitar más reguero de sangre en las vías. Leyes duras contra quienes provoquen accidentes por estar en estado etílico, pero los ejemplos abundan y el miedo no desaparece. En calles y carreteras todavía siguen los irresponsables a bordo de vehículos, poniendo en peligro la vida de inocentes ciudadanos. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, declaró la guerra a los conductores ebrios con la sanción de la “Ley para la conducción bajo el influjo del alcohol y otras sustancias psicoactivas”, que contempla duros castigos y que se empezará a aplicar durante las fiestas navideñas y de fin de año.

Y es que Colombia también es un país en donde los accidentes provocados por alcoholizados es muy alto y los costos materiales y de vidas humanas inconmensurables. Santos dijo que Colombia no “puede seguir permitiendo que personas borrachas o bajo efectos de la droga tomen un carro y le quiten la vida a otras”. Nuestros mayores decían: “mientras no se pase, no se asienta cabeza” y esa es la verdad. Una persona consciente  debe recapacitar cuando toma el volante en sus manos, porque el vehículo es una arma de destrucción cuando el estado psicológico y físico de quien conduce no es normal. Muchas veces la vida de una persona no vale absolutamente nada para quienes se atreven a conducir bajo el efecto del alcohol o alguna droga. Hay que recapacitar.