Luces, cámara: Aya Huma

ayaOTAVALO. Fortalecer la cultura del pueblo kichwa y demostrar la calidad de la producción audiovisual en Imbabura es el objetivo de un grupo de jóvenes que representarán al país con un cortometraje sobre la importancia y el estilo de vida del Aya Huma.


Este es el segundo año en el que la productora Cofradía mostrará su trabajo en el concurso internacional Rode Reel. En el 2015 obtuvieron el sexto puesto con el jurado calificador y el noveno lugar por votaciones del público. Los otavaleños fueron los primeros en Latinoamérica.
Los trabajos son revisados por productores de Holywood y es a nivel profesional, el año pasado participaron aproximadamente 2 mil 300 realizadores.
Un grupo de 18 jóvenes, entre directores, productores, actores, asistentes y cuerpo técnico representarán al tradicional Aya Huma, personaje ancestral de la fiesta del Inti Raymi.
La idea del proyecto surgió hace aproximadamente seis meses y han indagado en la historia para que el producto sea bello visualmente y lo más cercano a la realidad.
El primer guion ha sido sujeto a varios cambios y en cuanto a trabajo técnico y literario está listo. Las locaciones serán en Imbabura, en sectores que reflejan el estilo de vida del pueblo kichwa, que es herencia de los ancestros.
El siete y ocho de mayo se realizó el casting para escoger a los actores y actrices que trabajarán en el cortometraje, quienes se presentaron llegaron con la ilusión de participar en un vídeo que concursará a nivel internacional, con el que se representará al país.
Hasta la fecha los jóvenes de la productora, que en 75% son parte del pueblo kichwa y el 25% son mestizos, están en el proceso de preproducción en el que se coordina la logística del rodaje y se consiguen los equipos necesarios para realizar el producto.
La puesta en escena se ejecutará el 21 y 22 de mayo. En este tiempo deben realizar escenas en el día y la noche para completar de tres a cuatro minutos que son parte de la base técnica del concurso.
Los líderes juveniles trabajan con el fin de generar expectativa en el mundo del cine y lograr un largometraje que impacte a los grandes públicos.
Los jóvenes que participan en este espacio son profesionales del cine y de comunicación social, para ellos lo más interesante es poder reflejar la cultura del pueblo ancestral en un audiovisual.
La posproducción, tiempo de edición de audio y vídeo, se ejecutará en un aproximado de 9 días, ya que el producto final debe ser enviado como máximo el 30 de mayo. Las primeras presentaciones del cortometraje se darán en Otavalo en el Centro Cultural El Colibrí y en Cine Sisa. Se espera la participación de gente de todas las edades.
Entre junio y julio se conocerá el resultado de las votaciones del público, personas de todo el mundo a través de internet, y de los jueces que ubicarán en una posición a todos los participantes, que como mínimo serán dos mil.
En el grupo de creadores audiovisuales ha nacido la necesidad de transmitir los conocimientos adquiridos sobre las tradiciones de los antepasados Kichwas.
El trabajo audiovisual no tiene fines de lucro, el objetivo principal de los productores es mostrar al mundo la importancia de amar las raíces de las cuales el pueblo indígena a mantenido su tradición.
Escogieron el Aya Huma como uno de los primeros productos en el ámbito cultural por tener varias expresiones de la alegría y responsabilidad en la Fiestra del Sol.
El Aya Huma es el prioste de las fiestas en cada comunidad y debe mantener animados a todos los presentes en la celebración para agradecer a los ancestros y a la tierra por todas las cosas que han entregado al ser humano y al mismo tiempo es parte del comité de preparación.
El trabajo se publicará en Youtube para que todos lo puedan observar y puedan votar por el filme ecuatoriano.