Los tamales, una tradición que ya tiene más de 40 años

Ibarra. “La tradición para la elaboración de los tamales viene de familia, es así que nos hemos manteniendo alrededor de unos 40 años. Fue mi madre la que empezó con esta iniciativa, ella se llamaba Rosa María Judith Terán y falleció hace poco..”, dijo José Mauricio Terán, quien ha decidido continuar con esta tradición que empezó en Quito, pero que ahora, ya por más de 30 años, se encuentra en la parroquia de Caranqui sirviendo al norte del país.

Antecedentes. “Nosotros somos de la Capital, entonces vino mi mamá acá a Ibarra a ver cómo nos iba.

En Quito ya teníamos un negocio de comidas, es por ello que primero llegamos a Ibarra al centro de la ciudad. Allí tuvimos un restaurante el “Miche Bar”, este restaurante estuvo funcionando alrededor de 28 años. Debo indicarle que la tradición de elaborar los tamales ya vino desde Quito”, cuenta José mientras nos indica cómo le va dando forma a los ingredientes para convertirse en un exquisito tamal, el cual lo prepara en diferentes variedades, todo depende del paladar de la clientela.

Trabajan en todo el año. “Nosotros trabajamos bajo pedido, en cualquier momento del año, sin embargo más se vende nuestro producto en estas épocas navideñas. Le comento que nosotros elaboramos entre 5 o 6 veces en el año, son temporadas en que la gente nos pide, y aquí en Ibarra hemos tenido una muy buena aceptación.

Mi hermana y yo somos los únicos de la familia que continuamos, específicamente en la elaboración de este tradicional producto”, dice José.

El toque del sabor. Lo que más se necesita como materia prima es el harina de maíz, la panela, el azúcar, manteca y la margarina, estos son los ingredientes o la base principal para empezar con la elaboración de los tamales. Estos productos igualmente eran los mismos que usaba doña Rosa María; han pasado los años y la receta sigue siendo la misma y ese es el toque especial que hace que “Pepe Tamales” sean los más solicitados.

Nos cuentan que se demoran horas exclusivamente para la elaboración de la masa y luego viene otra hora más que corresponde a la cocción y el envuelto, lo que significa que en tres horas de preparación el producto ya está listo para ser comercializado.

En “Pepe Tamales” realizan el producto que el cliente desee, ahí está el tamal de sal, de dulce, el lojano, etc. El precio también depende del sabor, por ejemplo el tamal normal cuesta un dólar, pero si su preparación es más compleja o con ciertos ingredientes especiales vale un poco más, aunque si el pedido pasa los 80 tamales existe un descuento especial.

Entregan en los hoteles. Sus tamales también están en los paladares de los restaurantes y hoteles de la ciudad. Por ejemplo “Pepe Tamales”, en esta época navideña también elabora el producto para el Hotel El Conquistador, Hostería El Prado, Hotel Turismo, El Totoral, entre los centros de alojamiento muy reconocidos en la provincia.

Para no olvidar. Pero José no está solo, junto a él está Rosa Caicedo, su esposa. “Yo entré en la familia hace 32 años, y pues a ella (su suegra) la conocí haciendo los tamales, y gracias a Dios en todo este tiempo nosotros ya tenemos nuestra clientela. En este mes, por ejemplo, tenemos pedidos de todos lados. El tamal más solicitado es el de dulce, claro que va acompañado del pollo, va el huevito, las pasas, también el maní, aunque a veces nos piden con la pepa de zambo”, dice Rosa muy alegre.

“Para la gente nueva que quiere nuestros productos pueden comunicarse al 062 650 206 o al 0994677809 / 0990910954. Entre otros clientes también están las novenas del Hospital San Vicente de Paúl, en esta institución venimos entregando desde hace casi seis años. Otro de los toques de sabor que tienen los tamales es que son envueltos en hojas de achira”, concluyó.