Los sistemas del ECU 9-1-1 sufrieron daños importantes

Ibarra. El Director General del ECU 9-1-1, Juan Zapata, realizó ayer una rueda de prensa para dar a conocer el balance, a escala nacional, sobre la atención de emergencias y llamadas durante los días de paro. En el ECU 9-1-1 Ibarra se conoció también estos detalles a través de una videoconferencia, en donde además Héctor Paredes, Coordinación Zonal 1, dio a conocer los pormenores suscitados en Imbabura.

Llamadas de emergencia. El ECU 9-1-1 se mantuvo operativo a toda su capacidad en la atención de incidentes y entrega de datos (seguridad ciudadana, tránsito y movilidad, cierres viales, suspensión de clases, distribución de gasolina, etc.) a la ciudadanía. Se receptaron 470 mil 801 llamadas de las que 123 mil 140 fueron emergencias, un 26% más que en 2018. Fue muy importante la difusión que se efectuó sobre cierres viales debido a manifestaciones, información que se actualizó en tiempo real en redes sociales y se entregó a medios de comunicación. Se registraron, 392 puntos de cierres en vías estatales y mil 228 bloqueos en rutas internas urbanas y rurales a nivel nacional.

En Imbabura se registraron cuatro mil 522 llamadas lo que corresponde a un 50% más que el mismo periodo en el año pasado. El Coordinador Zonal 1 detalló que se trataron principalmente de consultas sobre las vías habilitadas, escasez de combustibles y alimentos, también para conocer los lugares de manifestaciones.

Daño a cámaras. En el país, hubo daños en 80 cámaras, de las que 36 resultaron inhabilitadas durante las manifestaciones. En una verificación en campo, posterior a las protestas, se constató que 44 dispositivos resultaron afectados (daños en la cubierta) pero siguieron operativos, lo que ocasionó un perjuicio de USD 214 mil 300. Los centros ECU 911 donde se presentaron inconvenientes con los dispositivos de videovigilancia fueron Ibarra, Ambato, Babahoyo, Cuenca, Loja, Machala, Macas, Nueva Loja, Riobamba y Quito (30 puntos). Al momento, se ejecutan los trabajos de reinstalación, mantenimiento correctivo y puesta en operatividad de las estructuras y sistemas afectados.

En Imbabura son siete cámaras afectadas y el monto asciende a cinco mil dólares. El daño mayor se registró en Antonio Ante en donde golpearon la cúpula. Mientras que las demás presentaron daños de conexión y corte de cables.

Paredes comentó que se encuentran haciendo trámites con la aseguradoras pero esperan que estas cámaras ya estén al 100% desde la siguiente semana.

Concentraciones. En cuanto a las marchas y concentraciones de manifestantes, en Imbabura se registraron un total de 350, es decir, aproximadamente 30 por día. En Ibarra fueron 191, en Atuntaqui 60, en Otavalo 59, Cotacachi 22, Urcuquí 18 y 3 en Pimampiro.

Actitud nunca antes vista. Además de la pérdida económica, la principal afectación de estas acciones vandálicas se da a nivel operativo porque esta plataforma es fundamental para apoyar las labores de las unidades de primera respuesta y sirven para monitorear sitios estratégicos. “Es bastante preocupante por la agresión que incluso sufrieron las ambulancias. En una de ellas iba un niño de cinco años y dañaron pintas de sangre. Es evidente que solo trataron de causar daños”, dijo Paredes.

Con esto concordó Zapata quien indicó “que ni en la guerra suceden estas cosas. Incluso ahí se respetan a las ambulancias y organismos de rescate”, enfatizó.

Denuncias. El Director General, dijo que se realizan trámites en la Fiscalía para colocar las denuncias de los hechos violentos que afectaron la operatividad del sistema de videovigilancia. Se entregarán fotos, videos e información

En la gráfica, sujetos mientras dañan una cámara ubicada en la entrada a Llano Chico, en Quito.
Juan Zapata, Director General del ECU 911, dio a conocer el reporte desde la Capital.