Los riesgos de las centrales nucleares

Quizá la mayoría de personas no atisba ni comprende todavía, el peligro que significa para la humanidad, la ocurrencia de variables inesperadas en el funcionamiento de las plantas nucleares. Esa es precisamente la situación que vive el mundo en estos momentos.

El desastre ocurrido en la central nuclear de Fukushima, parece haber disparado las alarmas de peligro y amenaza convertirse en un problema que se esquiva de las manos de científicos y técnicos.

La preocupación por las consecuencias del escape de emisiones radioactivas, moviliza apresurados intentos, para detener una ola que podría dañar de manera distinta, los intereses y la supervivencia de formas de vida existentes en el planeta. La inquietud no debería solamente acongojar a los administradores japoneses, sino a los directivos de cientos de proyectos repartidos en el mundo. Hay que recordar que los propósitos de los planes nucleares, no solamente son utilizados en la producción de energía eléctrica, sino también para la carrera armamentista. Entonces las inquietudes se multiplican; porque incluso las plantas que están diseñadas para lo primero, se ven impotentes frente a fenómenos naturales como terremotos y tsumanis. La crisis actual puede repetirse en cualquier geografía y las consecuencias pueden ser funestas. Se cuestiona si lo nuclear, es o no realmente una opción limpia para la producción y generación de energía. Otra similar duda que aqueja es si el tema nuclear, así llevado, aletarga o no el fenómeno del calentamiento global. Se puede asegurar que lo dispara y complica aún más. El rechazo en la comunidad científica se acrecienta con ritmo vertiginoso. Pronto llegaremos a tal nivel de insatisfacción que las calles se abarrotarán en la protesta. Entonces ¿hasta cuándo con modelos de desarrollo insustentable?  

 Marcelo Almeida Pástor

almeidapastor21060@hotmail.com