Los preparativos del ecuentro en Ibarra

altIBARRA.  Seguridad extrema y abuso de los revendedores que duplicaron el costo de las localidades, fue lo que llamó la atención el miércoles antes del partido entre Liga  de Quito y Deportivo Quito, juego que se disputó en la Ciudad Blanca.

 El movimiento en las calles. Largas filas de personas pugnando por un boleto, calles convertidas en vitrinas de venta de camisetas, veredas transformadas en estacionamientos públicos  y un operativo policial que duró más de 14 horas, cambiaron por un día la tranquilidad de Ibarra.

 Operativo policial.  El Mayor Mario Torres, Jefe del Operativo, mencionó que para este importante cotejo destinaron 7 Oficiales Superiores, 8 Oficiales Subalternos y 480 Policías.

Añadió que a este operativo se sumó personal de la Caballería Montada  de la Policía, mismo que vino de Quito  y un grupo antimotines.

El Mayor finalizó recalcando que después de que el cotejo termine la primera barra en salir sería la de Liga de Quito y 30 minutos luego la afición del Deportivo Quito.

 Se obstaculizó el trabajo a los comunicadores.  Si bien el operativo que montó personal de  Liga de Quito, previo al compromiso ante el cuadro “chulla”, fue todo un éxito.

Sin embargo no todo fue color rosa. Un equipo de Diario El NORTE trató de ingresar por la puerta sur oriente al escenario deportivo, portando la acreditación de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, pero  personal de la seguridad de Liga, negó el acceso.