‘Los Portales’, 115 años de historia

pag6f1Los Portales, fueron inaugurados el 24 de mayo de 1900. Es uno de los edificios patrimoniales y emblemáticos que guarda toda una historia social, cultural, deportiva y comercial de lo que fue Otavalo en aquellos años, cuenta César Chicaiza.   

HISTORIA. Los Portales, fueron posada de un sinnúmero de transeúntes, artistas, que estaban de paso a Colombia. Aquí funcionaron almacenes de abastos, el banco Nacional de Fomento, las comisarías Nacional y de Policía, la Policía Nacional, el Cuerpo de Bomberos, Enprovit, el colegio República del Ecuador, la UNE; actualmente funciona la Cámara de Comercio y algunos almacenes.
Uno de los locales de aquella época es el almacén “Victoria”, que cumplirá 100 años, Dolores Victoria Chicaiza, de 60 años de edad, dice que Los Portales, han sido un sitio de negocio. Recuerda que la plaza que estaba en medio de Los Portales, el edificio de la Sociedad Artística, el colegio Otavalo y otras casas eran de tierra. Ahí habían puestos de frutas, harinas y las mesas con las cosas finas, (arvejas, tostado, mote con chicharrón y queso). En cambio los sábados, la plaza se copaba con comerciantes que venían de los otros cantones, de Ambato y Latacunga. En Los Portales había un señor de Cotacachi que vendía muñecas hechas con aserrín, cuenta. Luego se construyó la plancha con adoquines donde se instalaron los kioskos de madera y luego se dio la construcción de la infraestructura que existe ahora.

VIDA DE VICTORIA. En una entrevista a Victoria Toapanta de Chicaiza, escrita por Alvaro San Félix y publicada en el periódico que circulaba en Otavalo, “Presencia”, esta mujer emprendedora, (fallecida), cuenta que llegó a Otavalo en 1928, una semana antes que el tren llegue a Otavalo. En su testimonio dice que la plaza del mercado fue el cementerio, que cuando hacían los arreglos, aparecieron esqueletos y huesos, que fueron enterrados en el actual cementerio.
En su relato, cuenta que a los 15 años se casó con Gregorio Chicaiza e instalaron una tienda en Los Portales. En este local vendían una variedad de hilos de marcas: Obregué, Alejandría y Cadena; cristalería, objetos de hierro enlozado, telas, bayetas.

LOS PORTALES. En su relato cuenta que antes de las tiendas ahí funcionaron las fondas de doña Dioselina de Brazales, Elena y Zoila Brazales, Celina de Guarderas, Amada Ruiz. Los platos más apetecidos y solicitados eran el caldo de patas, el cariucho, ají de lengua y de librillo.
Recuerda que antes en el mercado se jugaba pelota de mano. Que para encementar la plaza realizaron corridas de toros  y se reacudaron 17 mil sucres, pero como faltaba para comprar la piedra gotera y llegó el “Yamor” 67, colocaron en las cuatro esquinas  venta de hervidos y consiguieron el dinero que faltaba. Entre las añoranzas recuerda que una libra de carne costaba 50 centavos, el litro de leche, 20 centavos, la arroba de papas, 5 sucres, 20 mazorcas de maíz, un sucre, un huevo costaba un calé.