Los ponchos son su estilo de vida

Ponchos de lana, orlón y chalinas fabrica Elena Yamberla artesana queportadilla-ota vive de la venta de estas prendas de vestir. “Aprendí a confeccionar artesanías desde los 10 años y con este trabajo mantenemos el hogar junto a mi esposo”. El taller de elaboración de ponchos lo tiene en la comunidad de Peguche.
La educación de sus tres hijos es posible gracias al arte elaborado con sus manos. La producción la hacen en telar y a diario, por la complejidad del trabajo, hacen dos ponchos de lana y hasta seis de orlón. “Utilizamos los mejores materiales para que nuestros clientes se lleven productos de calidad”.
La venta varía por temporadas, existen días que no venden nada y en ocasiones han logrado vender hasta 200 ponchos. Los turistas extranjeros son sus mejores clientes, “hay personas de otros países que compran el producto por docenas, algunos lo hacen para vender y otros para llevar recuerdos a su familia”, indicó.
Sábados y miércoles son los días que sale a ofertar su mercadería, el resto de tiempo se sienta junto al telar a bordar y entrelazar la lana y los hilos.
Ponchos desde siete dólares al por mayor y 20 dólares por unidad se encuentra en el punto de venta en la plaza de ponchos. En ocasiones también trabaja bajo pedido.

FAMILIA
El trabajo en familia ha hecho que su familia sea muy unida, gracias a su esfuerzo y al de su esposo, la formación académica, espiritual y ética ha sido posible.
Elena Yamberla invitó a los otavaleños y turistas a visitar su puesto de comercio para que conozcan su producto e indicó que su mercadería es hecha con esfuerzo para que la calidad sea la mejor.
El diseño e innovación de modelos es parte de su trabajo, le inspira la combinación de colores y mencionó que esto lo hace para que los compradores puedan elegir y se sientan satisfecho.
“Amo lo que hago y le agradezco a Dios, a mi familia y a mi cultura por el arte que regalaron a mi familia”, con emoción dijo que le encanta hacer de una tradición su estilo de vida.