Los perros callejeros, un problema

En la región norte del país no es difícil encontrar a perros deambulando por las calles y carreteras. En Ibarra, que quizá es una de las ciudades en donde más se refleja este problema, existen ordenanzas municipales para la protección de los animales, pero en la práctica, los ciudadanos creen que solo se trata de “letra muerta”.

Las calles de la ciudad son sitios en los que se observa claramente a animales de todo tamaño en pésimo estado, incluso algunos se muestran agresivos con los traseúntes. El Cabildo ibarreño debe por obligación buscar una alternativa para estos animales que han proliferado en gran cantidad en la ciudad. Los mercados, calles, parterres, parques, el terminal, el mercado mayorista, solo para poner unos cuantos ejemplos, son sitios en donde se observa gran cantidad de canes sueltos, hambrientos, sedientos y sin ningún tipo de cuidado, y lo más triste con claros signos de maltrato. Se observa igualmente que hay perros que tienen en sus cuellos sogas o cadenas que son muestras claras de que fueron abandonados a su suerte o sacados sin consideración de algún hogar. Es necesario que se tomen cartas urgentes para solventar esta problemática, en el norte del país, principalmente en Ibarra, en donde la situación es preocupante.