Los pasquines

La historia etimológica del término pasquín es curiosa. El concepto procede de Pasquino, que es la denominación de una escultura romana del siglo III a.C que fue encontrada durante las excavaciones de urbanización de la conocida plaza Navona de Roma en la que se dejaban textos de carácter satírico. En el marco de los procesos electorales, principalmente en Imbabura, esa práctica no se ha perdido y por el contrario ha tomado un giro inesperado que busca afectar a las personas y sus familias. Antes -pero también ahora- se utilizaban estos escritos anónimos de contenido sumamente agresivo colocado en las sombras debajo de las puertas para afectar a alguien en particular. Hoy esa práctica se ha trasladado también al mundo tecnológico y basta mirar las redes sociales para darnos cuenta que atrás de falsos perfiles se trata de afectar a los candidatos y sus familias. Los pasquineros son detestables y denigran a la política.