Los niños se adueñaron del Inti Raymi

altOtavalo. Con alegría y baile se dio inició a la fiesta más grande para el pueblo indígena, el escenario fue el Parque San Sebastián donde niños y padres de familia de siete comunidades se adueñaron de la fiesta del Inti Raymi.

 Fiesta. Desde la Plaza de Ponchos cientos de niños junto a sus padres emprendieron el camino hacia el Parque San Sebastián.

Los rayos de sol que de manera perpendicular se posaba en la Pachamama daban fuerza a los pequeños bailarines que al son del san juan marcaban el ritmo.

Sus padres los acompañaban y también danzaban junto a sus pequeños para darle motivación en la fiesta del sol.
“El objetivo de este festejo es para rescatar los valores autóctonos tradicionales en nuestros niños ya que la fiesta del Inti Raymi tiene un gran significado dentro de la cosmovisión andina”, manifestó Cecilia Arciniega, coordinadora distrital de INFA en Otavalo y Antonio Ante.

Desde la urbe y siete comunidades como Ilumán, Quichinche, San Pablo, San Rafael, González Suárez, Peguche y Eugeni Espejo llegaron los niños con zamarros, guitarras y máscaras de un ícono como lo es el Aya Huma.

“Es importante que nuestros hijos aprendan el valor cultural que conlleva en sí la Fiesta del Sol como padres también estamos en la obligación de transmitir la fiesta”, dijo José Maygua, comunero de Eugenio Espejo. Los niños zapateaban mientras las horas pasaban y la tradicional chicha otavaleña se servía a los presentes.

“Me gusta estar bailando porque mis papás también lo han hecho dicen que esto existe desde hace muchos años atrás”, dijo Manuelito Perugachi, pequeño participante del Inti Raymi.
 De esta manera en el Valle del Amanecer ya se empieza a vivir el Inti Raymi o fiesta del sol donde el ser humano se conecta con la Pachamama.