Los niños aman la lectura a través de proyecto educativo

Ibarra. Alrededor de 100 niños y adolescentes se beneficiaron de las escuelas vacacionales de lectura que se realizaron en el Museo y Centro Cultural Ibarra, San Antonio, Azaya y Yacucalle.

Importante. Alexandra Roldán, mediadora del Tambo de Lectura Ibarra, en un comunicado, informó que en estos espacios además de leer por gusto, los participantes empezaron a crear sus propios cuentos, poesías, comics historietas, etc.

La primera escuela vacacional se abrió en el Museo y Centro Cultural Ibarra del Ministerio de Cultura y Patrimonio, durante un mes, alrededor de 30 niños y adolescentes descubrieron el placer de la lectura y trabajaron sus propias historias. Al final, todos presentaron una obra literaria, que fue leída en voz alta, en un programa público que contó con la presencia de los padres de familia de los participantes.

Experiencia. “En San Antonio, nos tomamos espacios no convencionales, como parques y canchas deportivas para el fomento a la lectura, explica Alexandra Roldán.

Del 15 de julio al 15 de agosto, niños y adolescentes leyeron y recrearon historias de una forma muy creativa. Al final de la jornada, también presentaron sus propias obras.

Esta semana, el Tambo de lectura llegó a Yacucalle, gracias a la invitación de la Escuela Vacacional Frutos de la Vid, en este espacio alrededor de 15 niños y niñas descubrieron los beneficios de leer por placer. Gracias a la invitación de la Fundación Ayudando a Nuestra Gente, ANG, que trabaja con personas en situación de vulnerabilidad, el Tambo de Lectura Ibarra realizó una jornada especial en Azaya, 20 niños y adolescentes participaron en una jornada de lectura al aire libre, muy especial.

Tambo, viene de la palabra kichwa tampu, que significa lugar de aprovisionamiento temporal, lugar de descanso y alojamiento, a estos lugares llegaban los incas para descansar y aprovisionarse, después de largos viajes.

Los tambos de lectura, que están ubicados en distintas ciudades del Ecuador, buscan convertirse en lugares de encuentro de los libros con los potenciales lectores, espacios en donde la gente puede leer, dialogar, compartir saberes, conoceres y crear sus propias historias.

Roldán informó que el Tambo de Lectura funciona en el Museo y Centro de Cultura Ibarra, ubicado en la Esquina del Coco, además “trabajamos extra muros, es decir, llegamos a diferentes lugares del cantón” dijo.

A partir de septiembre, iniciarán los clubes de lectura y los talleres con estudiantes de distintas unidades educativas.

Si quieren participar en las actividades del tambo, pueden hacerlo a través de las a las redes sociales Tambo de Lectura Ibarra.