Decenas de infocentros en Imbabura corren el riesgo de cerrarse

Solo en la provincia de Imbabura existen alrededor de 40 infocentros, actualmente muchos de ellos también son usados como laboratorios de computación para más de 75 unidades educativas, beneficiando a casi más de 20 mil niños.  A decir de las autoridades que están a cargo de este servicio, los días estarían contados para estos centros.

El vocero oficial.
“En abril ya vivimos una primera pretensión del Gobierno ecuatoriano justamente de cerrar el proyecto de los infocentros, el proyecto de los infocentros comunitarios viene operando desde el 2008, justamente a través de 880 infocentros comunitarios, en 750 parroquia rurales de nuestro país, beneficiando a 4, 2 millones de habitantes, gente de bajos recursos ha sido beneficiada por más de una década”, dijo Adrián Ibarra González, vocero oficial del proyecto Infocentros Comunitarios a nivel nacional.

Ibarra menciona que los infocentros ofrecen servicios en línea relacionados a trámites del SRI, BanEcuador, IESS , entre otros servicios que la ciudadanía los realizaba vía on line.
“Es por eso que resulta incoherente que se pretenda cerra este proyecto el próximo 15 de agosto”, dijo el funcionario.

La cooperación.
Al momento son más de mil facilitadores que trabajan en esto centros. De cerrarse este servicio todos ellos quedarían en el desempleo. Ciudadanos coinciden en que donde funciona un infocentro se genera conocimiento, desarrollo, educación y progreso.

Estos infocentros funcionan en su mayor parte en las instalaciones que son parte de los GADS parroquiales, es un acuerdo de entre los GADS parroquiales y la CNT. El Gobierno tomó esta decisión con base en las medidas de austeridad planteadas por el presidente Lenín Moreno, el 10 de marzo de 2020.

A nivel nacional.
Fue a inicios de este año que la Defensoria del Pueblo rechazó sobre la posible decisión el cierre del proyecto emblemático de los más de 800 infocentros distribuidos a escala nacional, el organismo considera que es una clara regresión de los derecho.

En este sentido, y al no cumplir aún a cabalidad los objetivos para los que fue creado este proyecto, la decisión respondería a una arbitrariedad porque no solo afecta el acceso a los derechos de las, aproximadamente, 4,2 millones de personas que usan este servicio anualmente, sino también de las 1200 personas que trabajan en estos espacios.

En este contexto, los infocentros en algunos rincones del país, se han convertido en el complemento de 5 000 escuelas y colegios que no cuentan con acceso a centros de cómputo. Es más los estudiantes han realizado sus clases on line, desde estos centros.