Los dulces se toman la vía pública

caramelosLa venta de galletas y caramelos, por temporada navideña y de fin de año, agilita la economía de varias familias otavaleñas, que realizan esta actividad en los alrededores del mercado 24 de Mayo.

para todos. Fundas desde cincuenta centavos hasta de cinco dólares se pueden encontrar en este sector de la ciudad. Para estas personas, la mayoría mujeres, madres de familia, emprendedoras realizar esta actividad es un respiro a las bajas ventas que han tenido durante el año.

no se cumplió. La decisión de no permitir ventas en la calle y de no facilitar permisos a personas que tienen puestos en el mercado 24 de Mayo, no se cumplió. ‘Nos tuvieron padeciendo 15 días para darnos los permisos de venta’, dijo Amparito Paredes, quien asegura que todos los años en esta temporada vende confitería en el interior del mercado.

permisos. Seis comerciantes se encuentran ubicadas en la calle Modesto Jaramillo entre Juan Montalvo y García Moreno, ellas aseguran que los permisos de este año son los más caros que han pagado durante todo el tiempo que realizan sus actividades comerciales de esta temporada. ‘Tuvimos que pagar 56 dólares, a diferencia de los 30 que pagamos el año anterior, es mucho y además el permiso es para 15 días al contrario del año pasado que era todo diciembre hasta el 6 de enero’, dice Inés Iza.

ciudadanía. Fernando Caiza, habitante de la ciudad, dice no estar de acuerdo en que se den permisos para vender en la vía pública, ‘Estas personas que tienen sus carpas en la calle, también venden dentro del mercado. No está bien que se den permisos porque se dificulta el libre tránsito vehicular y de peatones’, comenta Caiza.

Versión oficial. Este rotativo buscó la versión de la comisaria municipal pero se explicó que la comisaria se encontraba fuera de la ciudad.

ventas. Según las comerciantes, la ventas se han mantenido iguales al año pasado. Todas aseguran que el precio de las galletas subió pero que no ha afectado al precio de las fundas navideñas.

Comprar en la calle. Para estas personas, comprar en la calle tiene la ventaja de recibir la ‘yapa’, lo que en los locales comerciales no se recibe. Así lo asegura María Morales, quien compró diez fundas navideñas para compartir con sus familiares. ‘Las señoras nos regalan algo más por cada compra y por eso siempre compro en la calle’, dice la ama de casa.