Los divinos

Un execrable crimen ocurre en Colombia. Una niña de siete años ha sido raptada, violada y brutalmente asesinada por un hombre perteneciente a la clase alta de la capital.

La escritora Laura Restrepo (Bogotá, 1950) utiliza este abominable hecho delictivo, extraído de la vida real, para elaborar una novela extraordinaria –Los Divinos–, que va mucho más allá de la narración. Sus palabras vuelan fuera de las páginas, convirtiéndolas en el grito desesperado de las mujeres más vulnerables de la decadente sociedad urbana: son las niñas, las jóvenes, las adultas del submundo capitalino, aquel de la pobreza, del tugurio y del desamparo; de la exposición al abuso abyecto de los réprobos. En Los Divinos, el más reciente libro de Restrepo, se plasma la iracunda queja de una clase desposeída y humillada, sin dejarla limitada al ámbito de una ciudad o un barrio, sino llevándola a todo un país, al mundo. Es la caricatura del femicidio cruel que acaece todos los días, en cualquier parte. Por su habilidad la autora no necesita describir el hecho criminal. Su oficio es tal que lo expone de manera tangencial, a través del monólogo de uno de “Los Divinos”, quien explora su propia sicología y la de sus amigotes, mientras deplora la vida superficial y transgresora que los mantiene colindantes con el delito.

Restrepo logra un relato impresionante y vertiginoso, alineado con el compromiso de la denuncia.