Los derechos de los niños son irrenunciables

derechosIBARRA. Las juntas de protección de derechos nacen de acuerdo a la responsabilidad del Estado, de ocuparse de los grupos de atención prioritaria.

La junta cantonal de protección de derechos de Antonio Ante se encarga de garantizar la protección de derechos de niños, niñas y adolescentes, su misión además es restituir los derechos que son vulnerados en niños y adolescentes.

El concejo cantonal formula las políticas públicas que son las garantías de los derechos de una persona, la junta ejecuta los procesos para que estas políticas se apliquen y los niños, las mujeres, personas con discapacidad y adultos mayores vivan en pleno goce de sus derechos.

Lenin Dávila es abogado de la Junta Cantonal de protección de derechos, su función es vigilar que se cumplan las medidas de protección para los niños, niñas y adolescentes que fueron víctimas de algún tipo de transgresión: abuso sexual, acoso sexual, acoso escolar, conducta inadecuada, maltrato físico y psicológico.

Las estrategias que esta instancia utiliza para sensibilizar y generar un entorno de respeto hacia sus derechos son: charlas con niños y jóvenes de las instituciones educativas, realización de informes a partir de denuncias, sobre la situación en la que se encuentran los niños o adolescentes, socialización de la función de estas instancias a docentes.

Marilú Grijalva es madre de familia, ella buscó ayuda en la junta de protección para solucionar un problema que tenía con su tercer hijo cuando él dejó su casa, Lenin tomó el caso y junto a la Dinapen realizaron los trabajos de investigación.
“Como madre deseo para mi hijo un buen futuro, que obtenga una profesión, en la junta nos brindaron consejos, apoyo psicológico para mi hijo y para mí”.

Ahora su hijo vine con ella, acude normalmente a clases y la convivencia con los miembros de la familia es más llevadera.

La ayuda psicológica brinda una orientación a las familias, por eso desde la junta coordinan este apoyo con profesionales del hospital de salud pública de Atuntaqui. “A nosotros acuden los casos de violencia intrafamiliar o de consumo de drogas en los adolescentes, les brindamos la terapia a padres e hijos”, cuenta Shary Cotacachi. Para esta profesional de la psicología es importante que la familia, principalmente los padres, sean afectuosos con sus hijos.

Shary cuenta que excepcionalmente acude el padre y la madre a las terapias, “quienes más acuden son las madres y los hijos, mientras tanto el problema suele presentarse en los padres”, enfatiza la doctora.

Para que no exista un irrespeto hacia los derechos de niños y adolescentes o para evitar que ellos presenten adicciones o actitudes negativas es preciso establecer normas en el hogar. 

“Cuando los padres trabajan todo el día los hijos crecen solos y presentan problemas en su rendimiento académico, por eso es preciso dedicarles tiempo y brindarles seguridad”, ella insiste en que es preciso guiarlos cuando son niños porque en esta etapa forman sus actitudes en base a su autoestima.

William Chirán, agente de la Dirección Nacional de Policía Especializada en niños, niñas y adolescentes DINAPEN, realiza capacitaciones preventivas con niños y jóvenes, de acoso y abuso sexual, además de recomendaciones del buen uso de las redes sociales.

A partir de un informe que presenta la psicóloga de la institución educativa, luego de dialogar con las víctimas y agresores, la Policía acude a capacitar a los adolescentes.

El agente Chirán explica que los niños y adolescentes no se dan cuenta de las consecuencias que pueden ocasionar sus actitudes de acoso, que incluso pueden convertirse en delitos.

William refiere el caso de un niño al que lo acosaban y que le introdujeron un objeto en el ano, este acto se constituye en una violación, entonces intervienen órganos legales, en este caso el juez de la niñez y adolescencia dicta medidas en contra de los infractores y a favor del niño que sufrió de este problema.

“Como reza el slogan de la institución: el policía es tu amigo, es una satisfacción cuando se puede ayudar a las víctimas o cualquier persona que solicita nuestra ayuda”.

Como padre de familia él recomienda que cuiden a sus hijos, que no los dejen solos, se mantengan pendientes del entorno social en sus instituciones educativas y los quieran mucho.

En algunos casos, la vulneración de derechos de un adolescente se produce por la falta de cumplimiento de alguna de sus responsabilidades.

A través del Código de la Niñez y Adolescencia y de las medidas de protección que establece la junta de protección se logran conciliar los casos de transgresión de derechos y concientizar sobre las formas en las que los padres pueden vulnerar los derechos de sus hijos.

El artículo 217 de este reglamento define las medidas administrativas de protección como las acciones de carácter educativo, terapéutico, o material de apoyo al núcleo familiar, para preservar, fortalecer o restablecer sus vínculos en beneficio del niño o adolescente.