Los comerciantes dicen que se sienten más abandonados

Otavalo. Cerca de 1 000 comerciantes llegan todos los miércoles y sábados a vender sus productos en la feria del mercado Copacabana.

Aquí aseguran que se sienten abandonados por parte de las autoridades. En esta zona no hay un control, pues los comerciantes indicaron que la informalidad afecta las ventas. Incluso, tienen la necesidad de que se instalen más baterías sanitarias.

La inseguridad también es otra preocupación, hace unas semanas hubo dos intentos de robo en el sector, pero los sospechosos fueron capturados y se les aplicó la justicia indígena.

Lo que más se expende en la feria es la textilería. Claudio Cabascango es parte de esta feria desde hace 12 años, comentó que dependen mucho del comercio exterior, es decir, lo que genera más ingreso es cuando envían el producto a otros países como Colombia o Costa Rica.

Preocupación. “Cada semana se ha escuchado que hay robos, yo creo que nos podrían ayudar con cámaras de seguridad y el resguardo de la Policía”, dijo Claudio.

Por ocupar el espacio, Claudio paga cada día que va a la feria, USD 1,80. Este dinero, de acuerdo al comerciante, es recolectado por la municipalidad. Cabascango mencionó que con la administración anterior no hubo cambios, “lo único que saben hacer es pintar el espacio para poner los números”.

Los vendedores llegan aquí desde las 04:00 hasta las 14:00. Según los comerciantes, justo en estas fechas las ventas disminuyen por el ingreso a clases, ya que señalaron que la ciudadanía debe invertir en el regreso a clases de sus hijos.

A la espera. Blanca Zambrano también coincide en que las ventas están bajas por el nuevo año escolar, “toda la gente ya ha gastado en las cosas de los estudiantes”, dijo.

Más publicidad es lo que solicitan también, ya que indicaron que algunos ciudadanos no conocen de esta feria. “Se ha pedido en las campañas de los candidatos como al prefecto Pablo Jurado, que nos ofreció hacer propaganda en las carreteras, pero aún estamos esperando”, añadió.