Los coches de madera, un atractivo

p9f1PIMAMPIRO. La carrera de coches de madera que cada Fin de Año se realiza en este cantón se ha convertido en un atractivo que convoca a cientos de espectadores del  lugar y la provincia.

CARRERA. Carlos Terán, del Gobierno Municipal cuenta algunos detalles de esta competencia. La pista es la vía empedrada que conduce a la parroquia Mariano Acosta; la  partida se origina en el sector El Cangagual, sector del Cuello, comunidad El Alisal, con un trayecto a gravedad de 12 kilómetros hasta la meta en el Polideportivo de la ciudad.

Los coches tienen una estructura de madera, de aproximadamente 2 metros de largo, compuestos de 2 ejes, el delantero es movible porque es parte del volante y el posterior es fijo; están equipados con 4 ruedas de madera a rulimanes, otros en cambio están equipados con llantas de aire y frenos de zapata;  la dirección es maniobrada con sogas, cabos o cuerdas que se sujetan con las manos, haciendo que el dominio sea bastante riesgoso y difícil. El copiloto se sostiene en unas barras ubicadas en la parte posterior del vehículo y su función es empujar el coche en partes planas y darle equilibrio en curvas si es preciso para que no se vire. La competencia atrae a gran cantidad de espectadores por su recorrido con pendientes pronunciadas donde se nota la pericia y valentía de los competidores.
Este evento se ha mantenido con el tiempo y representa una identidad deportiva en el contexto de los inquietos competidores quienes desafían al peligro y a la muerte por lo peligroso del trayecto. La adrenalina envuelve a los pilotos quienes palpan la emoción de conducir las máquinas hacia la meta.