Los betuneros del parque Bolívar

Pedro RamirezEn la década de los sesenta era común encontrar enfilados a los “lustrabotas” que eran quienes ejecutaban el trabajo de dejar brillante el calzado de todo tipo.  
Históricamente estaban ubicados en la calle Bolívar y García Moreno, Bolívar y Juan Montalvo en el Parque Bolívar en Otavalo. Eran dependientes de las diferentes peluquerías del lugar como Puente, Vaca, Páez, Jácome, Orellana entre las conocidas.
En el otro costado del mismo parque  en la calle Sucre y Juan Montalvo quiénes pertenecían a la peluquería Lara. En la otra esquina de la Sucre y García Moreno, las peluquerías Haro, Loza.  Es decir  han sido parte de la historia del Parque Central, no son ningunos  advenedizos.


En Quito cuando rehabilitaron La Plaza Mayor o Plaza Grande se tuvo la prolijidad de considerar también a los betuneros,  les adecentaron los lugares de trabajo de este grupo social y permanecen hasta la actualidad. En  las ciudades latinoamericanas en especial en los cascos urbanos antiguos existen este tipo de trabajadores que con dignidad se ganan el sustento diario.
En Otavalo estos trabajadores ya estaban agrupados en un sólo sector del Parque Bolívar, en la Calle Juan Montalvo, a raíz de los trabajos de rehabilitación del mismo que dicen ya terminan,  se los quiere reubicar en no sé qué lugar. Será posiblemente para que no afecte la elocuente y hermosa ornamentación del mismo, preguntamos: ¿la actividad de los lustrabotas va a deteriorar los trabajos del parque?, ¿los lustrabotas no fueron considerados como parte integrante de la intervención?, ¿es irrelevante el trabajo que realiza este grupo conformado por hombres y mujeres, padres y madres de familia?
Parecería que no hay  asidero para dejar fuera a los betuneros,  han formado  parte de la cuotidianidad del Parque e históricamente tienen su espacio ganado y no cabría  considerar una  probable reubicación de su  sitio de trabajo. Contrariamente se debería  potencializarlos.