Los arupos que florecen en verano

Cada verano, especialmente en las ciudades de la serranía ecuatoriana florecen los majestuosos arupos, como una danza de color y arte para nuestros sentidos, estos árboles nativos de Ecuador y Perú, según las referencias bibliográficas, aunque de acuerdo a los entendidos en la flora ecuatoriana, sería una especie exótica adaptada; de cualquier manera, sus flores con sus delicados y livianos pétalos, tanto que el viento las desprende suavemente y esparce ritualmente en el piso de los parques y avenidas.

Este espectáculo natural dura aproximadamente 40 días, maravillando y cautivando gratamente el transitar de visitantes y de su propia gente; constituyendo, entre los meses de julio y agosto el gran atractivo de las grandes y pequeñas ciudades, sus hojas se desprenden totalmente, quedando como pompones gigantes o grandes algodones de azúcar que eventualmente bailan por los aires. Los arupos más conocidos son de color rosado-fucsia, pero también existen blancos y rojos. En Quito por ejemplo, se cumple la tercera edición de fotografías del mejor árbol, a través de las redes sociales, usuarios suben bellas imágenes con el hashtag #ReyArupo2019, este año el plazo vence el 15 de agosto, entre sus premios, consta un lote de libros. Estas positivas iniciativas deberían emularse en todo el país; yo ya inicié la mía, colocando en mi perfil de Facebook, la imagen del hermoso y lengendario arupo del parque de Atuntaqui, que espera su visita.