Loor al trabajador

Mucho tiempo ha transcurrido desde el génesis de aquel hecho fatídico, en el que un grupo de hombres trabajadores en Chicago ofrendaron sus vidas en la lucha por reivindicar su jornada laboral a 8 horas diarias pero lamentablemente la historia poco o casi nada ha cambiado y la lucha continua.

Aunque en un contexto diferente y variado, los objetivos e intereses de los trabajadores siguen siendo los mismos, las necesidades y demandas de hoy como las de ayer son más grandes, el desempleo y la pobreza van incrementándose día a día puesto que cada vez son más escasas las oportunidades de encontrar un trabajo digno que garantice seguridad, prosperidad y status. Es por ello, que el trabajo por más insignificante que parezca, debe ser valorado y cuidado no solo como la fuente de sustento económico personal y familiar sino también como la escuela de la vida que permite adquirir, desarrollar y perfeccionar conocimientos e informaciones, habilidades y competencias, valores y actitudes, que en un momento determinado, contribuirán a ser buenos trabajadores, excelentes personas y ciudadanos ejemplares para servir a la sociedad. De igual manera, las enseñanzas y saberes, estrategias y didácticas, vivencias y experiencias que nos ayudarán a ser más grandes y mejores no se las puede encontrar en ningún libro, aprender en la universidad o descubrir en Internet, sino de aquellos trabajadores que son considerados “humildes e insignificantes” pero que en verdad son “importantes e imprescindibles” por el duro y sacrificado trabajo que realizan para generar el bienestar, contribuir al progreso, y hacer realidad los sueños. Este es el caso de los Señores: obreros, barrenderos, mecánicos, electricistas, plomeros, carpinteros, albañiles etc., que por amor a lo que hacen, vocación de servicio y una mínima paga, tejen, limpian, componen, y construyen un presente y un futuro mejor para sus hogares, instituciones, y Patria en general. Razones estas más que suficientes para en este 1 de mayo de 2011, rendir un justo y merecido homenaje de respeto, admiración, cariño y gratitud a todos los trabajadores en su día. LOOR AL TRABAJADOR.

 Kim Vivero Saltos
kvivero@pucesi.edu.ec