Loor a Imbabura en sus 197 años

Imbabura está de aniversario, hoy la Provincia de los Lagos cumple 197 años como tal, y es oportuno rendir un homenaje a esta tierra llena de diversidad y riqueza natural y cultural y que se ganó la denominación de Geoparque Mundial

Tras un largo proceso, en abril de 2019, la provincia de Imbabura obtuvo la declaración de Geoparque Mundial de la UNESCO; oportuna mención adquirida gracias a la riqueza y potencial geográfico, natural y turístico que le caracteriza.

Imbabura se convirtió en el primer geoparque del Ecuador, este logro se transformó en una herramienta para fortalecer la imagen turística de Ecuador en el mundo, garantizar la conservación de este patrimonio geológico, natural y cultural y también para mejorar las condiciones socioeconómicas de la gente a través del desarrollo de un turismo sostenible, inclusivo y accesible.

Después de los impactos negativos de la pandemia de covid-19 en el turismo, la declaratoria de Geoparque Mundial permitirá a la provincia mejorar sus esfuerzos de reactivación económica y turística.

Ibarra, la Ciudad Blanca, es la capital de los imbabureños, cuenta con bellos paisajes de ensueño que invitan a todos los visitantes a regresar a ella, es por eso que también se la denomina “Ciudad a la que siempre se vuelve”.

Esta ciudad es un destino turístico donde se puede disfrutar de los atractivos en sus parroquias urbanas y rurales, su gastronomía y artesanías elaboradas por las hábiles manos de artesanos. San Antonio con sus talleres de escultura y la Laguna de Yahuarcocha, son algunos de sus principales atractivos.

San Pedro de Pimampiro, también conocido como la “Tierra del Sol”, es un cantón próspero con gran potencial agrícola y productivo. En sus campos fértiles se producen las mejores frutas y verduras que abastecen los mercados de las ciudades de la región norte del país.

Su belleza natural, permite desarrollar turismo de aventura en sus lagunas o simplemente apreciar las áreas cubiertas con los pajonales o chacras cultivadas.

Urcuquí, una tierra rodeada de majestuosas montañas en cuyas faldas predomina la producción agrícola y ganadera que día a día su gente trabaja en las fértiles tierras de las diferentes parroquias.

Aunque este cantón se ha visto afectado por la actividad minera en la zona, los pobladores de estas comunidades han demostrado la importancia de valorar las fuentes de agua y la vida. Entre las actividades que se pueden hacer en el cantón están caminatas, excursiones y senderismo.

También están cantones como Otavalo, potencia turística propia por sus música, artesanías y ropa, como Cotacachi con el cuero y por supuesto la capital textil del Ecuador, Antonio Ante, con ropa al alcance de todo bolsillo y un inusual monumento a la fritada, uno de los atractivos de la zona.