Lo predije hace seis años

En febrero de 2014, el presidente Rafael Correa decía estar preocupado por ciertas “campañas políticas multimillonarias”.

Correa miraba la paja en el ojo ajeno, ignorando cínicamente la viga que tenía en el suyo, pues, las campañas de su partido eran más que multimillonarias.

El 8 de febrero de 2014, en este espacio de opinión me referí a ese hecho, diciendo: “El presidente preguntó: ‘¿De dónde tanta plata para ciertas campañas políticas?’. El pueblo también pregunta, ¿de dónde tanta plata para la campaña de los candidatos gobiernistas?, ¿del bolsillo de los candidatos?, ¿de los familiares de los candidatos?, ¿de los amigos de los candidatos?, ¿de los aspirantes a contratistas?, ¿de contratistas agradecidos?”.

En abril de 2019, el portal digital Mil Hojas publicó el artículo “Odebrecht y otras multinacionales pusieron presidente en Ecuador”. En mayo de 2019, la Fiscalía General del Estado informó que había iniciado una investigación sobre este caso, al que se le llamó “Arroz verde”, y luego “Sobornos 2012-2016”. La presente semana se inició el llamado a juicio. Se presume que Correa y los suyos recibieron 8 millones de dólares para gastos de campaña, dinero que habría salido de empresas que tenían o recibieron contratos del Estado. Dando y dando. Hace seis años, ya percibíamos el tufo del putrefacto arroz verde que alimentó la corrupción durante el gobierno de Rafael Correa.