Lo agropecuario, lo que necestia el país

agroEs una verdadera caja de sorpresas ingresar colegio técnico agropecuario Carlos Ubidia Albuja. Son vivencias inesperadas. Su entrada no promete mucho; es taciturna, más que simple, triste.

Pero a medida que uno ingresa a los diferentes pabellones y a las áreas se va sorprendiendo de a poco y se puede tener la certeza que los estudiante que allí se preparan serán personas responsables y muy capacitadas por el alto entrenamiento práctico y técnico que tienen. La actividad de este, y otros colegios agropecuarios, es lo que requiere el país para un mayor desarrollo económico.

 

GANADO VACUNO. Lo primero que se ve, además de unos construcciones con aulas y canchas de basquetbol y de indorfútbol son unas vacas que se las nota bien alimentadas de tanto pasto que hay en todas partes.
Naturaleza es lo que se respira en el lugar: hierva, flores, árboles frutales, estiércol de animales y más, que de convierten en parte del gran aula de clases de los alumnos del plantel. Lo práctico es muy importante.

 

la vida. Mucha vida, bastante movimiento es lo que se ve: vacas descansando o alimentándose de pasto, patos bañándose en su piscina, cuyes que se alimentan de hirvas, conejos que descansan, truchas que no se dejar ver y que más bien se mantienen  lejos de la superficie de su piscina y más animales en un marco de tierra húmeda, arada lista para sembrar alguna hortaliza que en pocos meses cosecharán sus frutos y quedará el conocimiento.

COMPUTACIÓN. Más unidades de computadoras o un nuevo laboratorio de computación es lo que haría falta porque solo hay 20 y una buena parte de los estudiantes debe compartir el minitorel teclado y el mouse, refirió el rector,  Nilo Vallejos.
“Tenemos un colegio fabuloso pero lo que sí nos hace falta son m{as computadoras, ojalá pronto llegen, ya las solicitamos.

PROGRESO. El vicerector, René Maldonado, inidicó que en este  colegio los estudiantes aprenden los conocimientos que requieren, pero además aprenden a ser responsables.
“Ellos saben que el pa{is requiere de sus saberes cuando egresen de estas aulas porque sin tecnología, sinla parte de la agricultura y la ganadería, el país no alcanzará un desarrollo econ{omico sostenido”, subbrayó.  

ASPIRACIONEs. “Este colegio es excelente, aprendemos mucho. Me siento tan preparada que de aqu{i estudiar{e en la Universidad Central del Eucador para ser veterinaria y trabajar en Quito, comentó la abandera del colegio Maryorie Quito, quien estudia el sexto año de produccion agropecuaria. “Aqu{i todos cuidamos el medio ambiente”, sostuvo.