Lluvia agrava más el problema de los contenedores dañados en Ibarra

Los malos olores que emana uno de los contenedores de basura ubicado sobre la avenida Teodoro Gómez de la Torre, en el sur de Ibarra, se dispersa con mayor facilidad porque la tapa está dañada.

El que esté estropeado ahonda más el problema porque el olor se vuelve nauseabundo. “Cuando se llena de basura huele horrible”, dice María Cisneros, moradora del sector, quien prefiere no respirar cada vez que le toca pasar cerca del mismo, sobre todo en época de lluvias.

En invierno el hecho de que no estén en buen estado hace que el agua se filtre y se empoce o que la basura se riegue con facilidad.

A pesar de las fuertes lluvias que ha soportado la ciudad no se ha detectado, hasta el momento, que por estos daños la basura se haya regado hacia los sumideros causando su taponamiento, asegura Ramiro Rodríguez, director de Gestión Ambiental de la Alcaldía.

El funcionario explica que entre los principales problemas que el Municipio ha detectado en los tachos está el daño de tapas, golpes, roturas y en casos más extremos la quema de los mismos. Algunos son causados porque la ciudadanía los utiliza para depositar otro tipo de desechos como escombros. Los más afectados están en el centro de la ciudad.

Un equipo técnico realizará una socialización próxima en diferentes barrios para concientizar sobre el cuidado que se debe tener, ya que según Rodríguez la problemática es de corresponsabilidad.

Recientemente la Alcaldía adquirió 500 nuevos tachos para barrios surorientales, también ingresarán al proyecto sectores rurales, además se espera que algunos basureros dañados sean reemplazados y se formarán equipos de desinfección.