Lluvia afectó a barrios, vías y una escuela en el sureste de Ibarra

Ibarra.- Una lluvia máxima moderada acompañada de una tormenta eléctrica cayó desde la noche del 27 de febrero en gran parte de Ibarra. Las continuas precipitaciones, que duraron hasta la madrugada, afectaron a cerca de siete barrios de la zona de Caranqui, una unidad educativa y la avenida Atahualpa, que evidenció escombros en casi dos kilómetros de recorrido.

Según datos entregados por el Instituto de Meteorología e Hidrología (Inamhi) la mayor cantidad de precipitación ocurrió entre las 23:00 y las 02:00 con una caída máxima de agua de 6.6 mm (1 mm de agua sobre 1 m² equivale a 1 litro).

En tanto que desde tempranas horas de la mañana el reporte del Cuerpo de Bomberos de Ibarra indicó que los sectores más afectados fueron los barrios: Retorno, La Candelaria, Caranqui centro, Bellavista de Caranqui, Ejido de Caranqui, 20 de octubre, 19 de Enero. En esos lugares se encontraban trabajando en el adoquinado. El agua acumulada destruyó parte del adoquín y en el barrio 20 de Octubre un camión se hundió en una de las vías.

En la Unidad Educativa Caranqui, partes de la pared posterior de la institución colapsó y las aulas resultaron afectadas por acumulación de agua. Las clases se suspendieron y padres de familia junto a varios maestros permanecieron en el lugar realizando tareas de limpieza.

En el barrio 19 de enero, las vías inundadas y los sectores en donde se acumularon escombros dificultaron el acceso de los vehículos. Hasta las 9:30 de este jueves 28 de febrero personal de Emapa continuaba trabajando en la limpieza de los canales en donde se estaban cambiando las tuberías y adoquinando.

Ramiro Esteves, técnico de la Emapa, manifestó que alrededor de 30 personas se han dispuesto para limpiar los sumideros, alcantarillas y vías colapsadas en el sector de Caranqui. Ellos solicitaron a los ciudadanos no arrojar basuras ni escombros en las alcantarillas.

Finalmente, en todo lo largo de la avenida Atahualpa, desde el Polideportivo hasta la calle Ricardo Sánchez, se evidenció residuos de piedras, escombros y lodo en las esquinas. La zona más afectada fue las cuatro esquinas en la intersección de la Hernán González de Saa.