Llamado a juicio por el femicidio de su expareja

La jueza de la Unidad Judicial contra la Violencia a la Mujer y el Núcleo Familiar, Miriam Lucero, dictó auto de llamamiento a juicio contra Jairo R., procesado por su presunta responsabilidad en el femicidio de su conviviente Lizeth Karolina Riofrío Revelo.

En la audiencia preparatoria de juicio, la fiscal Magaly Obando, presentó como elementos de convicción el informe de inspección técnica ocular del cuerpo de la víctima, el informe del levantamiento del cadáver, versiones de amigos y allegados, quienes narraron el entorno de intimidación y violencia al que Lizeth Karolina era sometida constantemente; la pericia del contexto de género, el perfil de personalidad del procesado y de entorno social.

A estos se sumaron los informes de investigación de la Dinased, la extracción de información de vídeos de seguridad del lugar donde se encontró el cuerpo de la mujer, la materialización de contenido del celular de la víctima, en la que el hoy procesado le invitaba “al viaje de su vida”, entre otros indicios.

Con base en estos elementos, la magistrada resolvió llamar a juicio a Jairo R. y dispuso, además, medidas de protección para los hijos menores de Lizeth, contemplados en los numerales 7 y 9 del artículo 558 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), que determinan la privación de la custodia por parte del procesado y la orden de tratamiento psicológico para los menores.

Hechos
El cuerpo de Lizeth, de 31 años de edad, fue encontrado en un motel en las afueras de la ciudad de Tulcán. Jairo R., su conviviente, le habría propinado 35 puñaladas a la víctima, para luego autolesionarse. La Policía llegó al lugar después de que el procesado enviara un mensaje a un amigo, que a su vez alertó a su familia sobre el hecho.

“Ellos estaban separados, sabemos que era una pareja que tenía muchos problemas, las agresiones eran constantes, que pena me da por los niños que deja Lizeth”, narró vía telefónica a este rotativo Myriam Sánchez, amiga de la hoy fallecida.

Fiscalía procesa este caso según el artículo 141 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), con los agravantes determinados en el numeral 2 del artículo 142, del mismo cuerpo legal. Hay expectativa por el caso que conmocionó a Tulcán.