En Lita se desarrolla un proyecto de ayuda agropecuaria

Con el fin de generar acciones que ayuden a palear un poco la dura economía de algunos de los habitantes de la parroquia de Lita, ubicada al noreste de la ciudad de Ibarra, se implementó un programa de apoyo agropecuario para algunos de sus habitantes.

Esto luego de que la pandemia de COVID-19 no solamente ha afectado al país en la parte sanitaria, sino también económica. Es por ello que desde el Gobierno Autónomo Descentralizado se han conjuntado acciones con empresas para ayudar a los pequeños campesinos.

La semana pasada se realizó la entrega de 34 lechones y 34 quintales de balanceado en las comunidades de La Colonia y Río Verde, quienes fueron unas de las beneficiadas de un programa de cooperación interinstitucional entre el Gobierno Parroquial y la compañía Novomining – Ensa, comentó a EL NORTE Nelson Espinoza, presidente del GAD.

Espinoza explicó que las autoridades se encuentran trabajando en varios lineamientos como son la salud, vialidad, educación y productividad. Dentro de este último se encuentran acciones como la crianza de cerdos, gallinas, pollos y la siembra de maíz híbrido.

“Estamos trabajando en conjunto con los presidentes de cada comunidad para ir entregando estos beneficios directamente a las personas, a los agricultores o comuneros para que de una u otra manera mejoren sus condiciones de vida de sus familias”, agregó.

Pero no solo se trata de generar una forma de generar ingresos a través de la crianza de dichos animales, sino también como una manera de distracción y de ocupar el tiempo libre en cuestiones productivas que no solo resulten beneficiosas para ellos, sino para toda la comunidad, explicó Espinoza.

El proyecto comenzó hace tres meses con la intención de que se reactive la economía de las familias que habitan las comunidades de la parroquia. “Hemos tenido proyectos con la Prefectura de Imbabura y hemos tenido buenos resultados”, acotó.

El plan lleva más de un año en ejecución, ya que comenzó después del inicio de la pandemia de COVID-19, en ese entonces entregaron pollos a algunas familias y con el paso del tiempo se han ido agregando otro tipo de productos.

“La gente ocupa su tiempo en la crianza de los animales y después los puede comercializar”, aseguró Espinoza.

La intención es que así pase la pandemia del coronavirus el proyecto continúe dentro de las diferentes comunidades, esto porque las personas han tenido gran interés en ser parte del mismo.