Liga ganó la Primera Etapa en Los Samanes

Guayaquil (API) – Liga se preparó para la fiesta. Triple premio en juego: etapa, cupo para la final anual y clasificación a la Libertadores 2019. Pablo Repetto planteó un partido inteligente. Juan Luis Anangonó, a la falta de Barcos, se paró por delante de sus compañeros como única referencia en punta. El City, por su parte, tuvo al temple como credo. Naula y Hoyos lucieron como los más activos en los contraataques.

El primer tiempo tuvo muchas voluntades en escena. Guayaquil City lució más sólido y, sin sobrarle tela, complicó a los albos con trazos largos entrelíneas. La U tuvo ciertos reparos. A pesar de la superioridad notable en lo individual, varios de los mejores intérpretes tuvieron que rotar de posiciones y buscar mejores conjugaciones para acercarse a la puerta porteña. El coraje sobró, pero no fue suficiente.

Antes del receso, los universitarios fueron un tanto más peligrosos. Los hermanos Julio se juntaron para invadir campo contrario por el centro y conectaron mejor con Juan Luis Anangonó. Fernando Guerrero fue un satélite, siempre fuera del área y con espacio para driblar. Guayaquil City se refugió, sus laterales Vargas y Portocarrero tuvieron que retroceder y cerrar aún más la línea de cuatro delante de Frascarelli.

Los ingresos de Perlaza y Mancilla le dieron mayor dinámica al funcionamiento del City. Buena gestión de estos dos generadores que cuentan con la confianza de Pool Gavilánez para abrir partidos. Liga se vio expuesta, la velocidad de los locales parecía desequilibrar la balanza antes de la hora de juego. Repetto tuvo que replantear y cambiar de planes. Gastón Rodríguez se sumó al campo y creció la U.

Liga trató de controlar sus nervios. Desde que el juego arribó a su último cuarto de hora, los hombres de la U trataron de desplazar la posesión del balón y dejar que el tiempo pase. Vega y Orejuela fueron importantes para sostener el balón. Rodríguez y Anangonó se perdieron goles increíbles. Guayaquil City se contrajo en su campo, juntó intenciones para atar un punto más en su lucha dentro de la zona roja.

Con el final del partido llegaron los abrazos, los festejos, los desahogos. Una multitud azucena alimentó la alegría en el cemento del Estadio Christian Benítez. Luego de tres años, la U vuelve a una final del campeonato local. Con rigor y pragmatismo, el Rey de Copas mostró una cara eficiente y llena de recursos. La Primera Etapa es de Liga, un merecido ganador en medio de un torneo lleno de accidentes futbolísticos.