Liga Árabe y la UE instan a toda la oposición siria a unirse a nueva coalición

293454-syria-civil-warEl Cairo, 13 nov (EFE).- Los ministros de Asuntos Exteriores de la Liga Árabe y la Unión Europea (UE) expresaron hoy su satisfacción por la formación de la nueva coalición de la oposición siria e instaron al resto de los grupos a unirse a esta plataforma.

Al término de una reunión mixta, los jefes de la diplomacia de ambas organizaciones subrayaron que la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFROS) es “un paso importante en la formación de una oposición más representativa y amplia”.

 

La CNFROS, creada el pasado domingo en Doha y presidida por el clérigo moderado Ahmed Muaz al Jatib, aspira a acabar con la división de la oposición siria y contempla la formación de un Gobierno de transición después de obtener el reconocimiento internacional.

En el comunicado final de la reunión de hoy, titulado “Declaración de El Cairo”, no se hace, sin embargo, referencia a que la UE reconozca a este nuevo órgano como el representante legítimo del pueblo sirio.

Una fuente diplomática árabe dijo a Efe que los jefes de la diplomacia europea prefirieron no incluir en el texto un artículo propuesto por algunos países árabes que expresaba explícitamente este reconocimiento.

En este sentido, el ministro de Exteriores británico, William Hague, dijo a los periodistas que su país apoya a la nueva coalición, pero que estudiará sus detalles antes de determinar su postura ante un posible reconocimiento como representante de los opositores.

La Liga Árabe reconoció ayer a la CNFROS como representante legítimo de la oposición siria, aunque no como el único, y pidió a la comunidad internacional que hiciera lo mismo.

Pese a ello, en la “Declaración de El Cairo” se insta a todas las agrupaciones opositoras sirias a unirse a la CNFROS para que este órgano pueda colaborar con todos los estratos de la sociedad siria.

Asimismo, los ministros árabes y europeos reiteraron su pleno respaldo al enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, y pidieron a la CNFROS “abrir un amplio diálogo con él en el marco de los esfuerzos para llegar a un traspaso pacifico del poder en Siria”.

El comunicado también incide en la necesidad de que se registre un alto el fuego en Siria y “un proceso de traspaso político verdadero, conforme a un calendario acordado en el Consejo de Seguridad de la ONU, que responda a las demandas legítimas del pueblo sirio”.

En una rueda de prensa tras la reunión, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, afirmó que para resolver la crisis siria es necesario “una cooperación mixta”.

Ashton señaló que la UE respalda los cambios que se registran en el mundo árabe y que suponen grandes desafíos, que deben afrontase en colaboración.

“Entre esos desafíos, la trágica situación en Siria, que requiere trabajar juntos para ayudar al pueblo sirio. No podremos tratarlo con eficiencia si no se da una cooperación mixta”, apostilló.

En la rueda de prensa, Ashton también anunció junto al secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, la inauguración de un Departamento de Crisis mixto.

Al Arabi consideró que este departamento, que tiene el objetivo de prevenir las crisis en el mundo árabe, es “un paso importante sin parangón en la Liga Árabe”.

En el encuentro de El Cairo, la Liga Árabe y la UE analizaron, asimismo, el conflicto palestino-israelí, un día después de que el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, anunciara que presentará el próximo día 29 la petición a la Asamblea General de la ONU para que Palestina sea reconocida como Estado observador.

Al respecto, Ashton indicó que la UE desea una solución “negociada” al conflicto palestino-israelí y que espera que “la solución de los dos estados se logre lo más rápidamente posible”.

El secretario general de la Liga Árabe dijo, por su parte, que es “un derecho legítimo” de los palestinos tener un Estado con las fronteras de 1967 y Jerusalén Este como capital.

Durante esta reunión mixta de la UE y la organización panárabe, la segunda después de la celebrada en 2008 en Malta, también se trataron otros temas como el programa nuclear iraní y la situación en Mali.