Liberan a jóvenes acusados de lanzar huevos al presidente Lenín Moreno

Cuenca. Tres personas, un adulto y dos menores de edad fueron retenidos la tarde de ayer sábado 3 de noviembre en Cuenca sospechosos de arrojar huevos contra el presidente Lenín Moreno. Luego de ocho horas de permanecer en el Comando de la Zona 6 los tres acusados fueron liberados.

E hecho ocurrió durante la Sesión Solemne por los 198 años de la Independencia de Cuenca.

A las 16:00, el Mandatario ingresaba al salón de la ciudad para participar del acto solemne cuando dos huevos cayeron muy cerca, uno se impactó sobre la alfombra roja y otro en la calzada.

Según el parte policial, la ciudadana María T de 17 años fue quien los lanzó. Ella estaba acompañada por César F., de 27 años y Bryan S. de 13.

Bryan S. llevaba una mochila y en su interior se encontraron tres huevos más. De allí, las tres personas fueron trasladadas al Comando Zona 6, ubicado a dos cuadras del lugar del incidente.

Según una nota publicada por diario El Comercio, hasta ese sitio, en la noche, llegaron familiares para presionar que sean puestos en libertad. Además, impedían que sean trasladados al Complejo Judicial para ponerlos a órdenes de las autoridades competentes.

La fiscal de turno, Alejandra Ledesma, conoció el caso y ordenó la libertad de las tres personas porque no encontró delito.

“Sobre la supuesta detención de 3 personas ayer en Cuenca luego de lanzar objetos a la Comitiva Presidencial: fueron aprehendidos, se les pidió su identificación y retirarse del lugar”, escribió respecto al incidente la Policía en su cuenta de Twitter.

Y agregó que la Fiscalía ecuatoriana “verificó que eran 2 menores de edad y 1 adulto. No se formularon cargos”.

También ayer ocurrió otro incidente durante la sesión en Cuenca, en la que Moreno rememoró que antes Ecuador era un país confrontado y se congratuló de que ahora sea diferente, uno de diálogo, “de gente libre, el país del abrazo con el vecino, de la solidaridad con el amigo”.

El gobernante guardó silencio cuando en medio de su discurso, dos mujeres con una pancarta verde lanzaron consignas a gritos contra la minería desde el fondo de la sala, antes de abandonar el recinto.

“¿Por qué salen corriendo, por qué se llevan la tela?. Por favor que regrese la tela, y las señoritas también, por favor”, pidió muy sereno el gobernante en medio del aplauso de los asistentes.

El presidente dio la bienvenida a las mujeres cuando regresaron al salón y se sentaron junto a los otros asistentes. “Esos tiempos ya pasaron”, les dijo antes de retomar su discurso.