Lepanthes Tulcanensis, una orquídea en honor a Tulcán

Lepanthes Tulcanensis. Es el nombre de la nueva especie de orquídea que fue descubierta en la Reserva Drácula.

El nombre es en honor a la capital carchense, según explicaron Luis Baquero experto de la UDLA y Marco Monteros, de la fundación Ecominga. Los dos investigadores realizaron el estudio en la Reserva Ecológica que está cerca de ser declarada como un área protegida.

La conservación de la biodiversidad en Tulcán, está generando una serie de actividades. Una de ellas es el conocimiento y la difusión de la riqueza natural, que existe en la localidad.

“El municipio está apoyado nuestros esfuerzos de conservación. Es apropiado que Tulcán sea honrado de esta manera”, explicó Lou Jost, director Ejecutivo Ecominga.

Además con esta designación se busca fortalecer la conciencia local sobre la singularidad de estos bosques y tal vez incluso promueva un sentido de orgullo por la naturaleza que rodea la ciudad

Científicamente las orquídeas pertenecen a una familia de plantas monocotiledóneas que se distinguen por la complejidad de sus flores y por sus interacciones ecológicas con los agentes polinizadores y con los hongos con los que forman micorrizas.

En el caso de la Reserva Ecológica Drácula existen varias especies de ellas. La familia comprende aproximadamente 25 000 variedades, por lo que resulta ser una de las familias con mayor riqueza específica entre las angiospermas.

A esta diversidad natural se le suman 60 000 híbridos y variedades producidas por los floricultores.

Argumentos
La Reserva Drácula, aporta a la conservación de la región actualmente con 1500 hectáreas aproximadamente de bosque con gran valor de biodiversidad y se suma a las áreas de conservación Bosque Protector Cerro Golondrinas y el Territorio Awá, con las que forman un sólido corredor ecológico.

Las especies emblemáticas que tiene esta reserva son las orquídeas del género Drácula, Lepanthes, Scaphosepalum, el mono araña de la costa, el mono capuchino cariblanco, oso de anteojos, además de proteger, aves, anfibios y reptiles, muchos de ellos amenazados de extinción a nivel global. Por ello la necesidad de su declaratoria.