Lenin es un ejemplo de constancia y amor por su vida

Ibarra. Luchador, humilde y alegre, son las tres palabras que definen a Lenin Loza, un chico de 28 años que pese a su discapacidad no ha dejado de luchar por sus sueños.

Vida. Desde su nacimiento, Lenin padece de hidrocefalia (acumulación de una cantidad excesiva de líquido cefalorraquídeo en el cerebro) y tiene una válvula en el cerebro, pero esta enfermedad no ha sido una excusa para salir adelante. Esta enfermedad no tiene cura.

No recuerda la cantidad de operaciones que tiene pero dice que desde muy corta edad ha sido sometido a cirugías hasta el 2001. “El fin de estas operaciones que me han realizado es para poder estar con vida”, dijo.

Lenin es hijo único, dice que su vida es muy tranquila y que uno de sus sueños es estudiar informática ya que le apasiona este mundo, no lo ha hecho por falta de recursos económicos. Lenin es bachiller en sistemas.

De lunes a viernes le ayuda a su amiga a trabajar en el Municipio de Ibarra. “Yo no cobro nada, lo hago con mucho amor y por la amistad que tenemos”, aseguró.

Gran reto. Él es presidente de las personas con discapacidad de la Primera Eta-pa del barrio La Victoria. Dice que con mucho orgullo trabaja con 10 personas, dos de ellas son personas con discapacidad. Todos los viernes desde las 15:30 hasta las 17:30 se reúnen para pasar un momento agradable y salir de la rutina diaria, además uno de los propósitos es dejar a un lado la tecnología. En este espacio realizan varias manualidades con cosas reciclables. Lenin ya va dos años en este cargo que lo asume con mucha responsabilidad. “Mi discapacidad no me ha impedido para ser feliz”, acotó Lenin.

A Lenin Loza (i) le gusta mucho compartir con sus amigos del barrio. Pasa momentos agradables.
A parte de ser un hincha muy fiel a la Liga Deportiva Universitaria, le apasiona mucho el mundo de la informática.