Legisladores en el ojo de la tormenta

Mientras el país se va reponiendo de los traumatizantes episodios que se vivieron como consecuencia del levantamiento indígena ante las medidas económicas del gobierno, todos hacen sus análisis desde sus propias coyunturas. Lógicamente, la mayoría de ecuatorianos regresan la mirada a la Función Legislativa, ente eminentemente político, que prácticamente, desapareció del protagonismo y de la esfera pública en momentos tan aciagos, mientras otros aprovecharon las difíciles circunstancias para “incendiar” los ánimos, enfrentarnos y tratar de mover el piso a la institucionalidad democrática vigente. Ahí, en el Legislativo, hay una deuda pendiente de los “representantes del pueblo”, que quizá estaban cómodamente mirando los graves acontecimientos desde lejos, en lugar de respaldar el régimen democrático y constitucional del Estado. Ya hay sectores que buscan que los “asambleístas golpistas” rindan cuentas. Algo falta por pasar.