Lecciones democráticas

Felicitaciones a los ciudadanos del norte del país que se acercaron a sufragar el domingo anterior y con su actitud reforzaron el entendimiento de lo que significa la práctica democrática.

El poder muchas veces marea y se piensa que el acercamiento que un candidato tiene en campaña con la gente, es pasajero y coyuntural y cuando son autoridades se olvidan de que ese pueblo late, mira, siente y analiza… claro, luego se cobra con creces las actitudes arrogantes de quienes en una nueva elección pretenden re-acercarse a ese pueblo que siempre estuvo despierto esperando el cumplimiento de las ofertas y del comportamiento ético que debe reflejar el papel de los servidores públicos. Está claro que la arrogancia es mala consejera y pasa factura. Una autoridad es un servidor del pueblo y a ese pueblo hay que escucharlo y sentirlo, no tratar de imponerle cosas que no están acordes con el ejercicio del poder. En el norte del país, es evidente que el revés fue duro y no pueden los perdedores seguir considerándose triunfadores cuando la realidad está muy clara. Lo cierto es que el pueblo ha triunfado en esta ocasión una vez más y ha dejado una responsabilidad a quienes eligió. Ojalá la sepan aprovechar, porque está visto que algunos no la aprovecharon teniendo todo a su favor.