Le hurtaron mientras vendía

p39Un verdadero alboroto se formó ayer en el interior del Mercado Amazonas. Un hombre gritaba que su local había sido robado y la gente alarmada observaba al desesperado sujeto intentado encontrar a quienes aparentemente lo perjudicaron.

INFRACCIÓN. Una balanza electrónica habría sido el objeto que tres sujetos supuestamente tomaron del kiosco de José M.  en el interior del Mercado Amazonas. El supuesto perjudicado asegura que alrededor de las 12:30 de ayer, observó a tres individuos que merodeaban por su puesto de trabajo, sin imaginar lo que al parecer tramaban. “Estaba atendiendo a un cliente y al momento en el que me di la vuelta para coger unos dos litros de leche para vender, regreso a ver y mi balanza ya no estaba en el puesto, pude darme cuenta que un muchacho que llevaba puesto un bividi blanco estaba con otros dos hombres y entre ellos se pasaban la báscula”, denunció.
José sostiene además que al observar a quienes supuestamente se llevaron el aparato de pesaje decidió seguirlos junto a su hijo. “Caminamos atrás de ellos pero luego de pronto se nos perdieron, así que recorrimos casi todo el mercado hasta que les encontramos y di aviso a la Policía para que me ayuden a detenerles”, finalizó. De inmediato un efectivo del GOM ubicó a los individuos en la intersección de las calles Obispo Mosquera y Juana Atabalipa y procedió a su aprehensión.
Efectivos del Grupo de Operaciones Especiales (GOE), llegaron al sitio para colaborar con la detención de los presuntos infractores. Hoy se efectúa la audiencia de flagrancia por el presunto delito de hurto en contra de los supuestos infractores ante el Juez E de la Unidad Judicial Penal de Ibarra.

ESTABAN LIBANDO. Como parte del proceso de aprehensión los sujetos fueron llevados hasta el Hospital San Vicente de Paúl (HSVP), en donde se determinó que no presentaban lesiones, pero si existía la presencia de alcohol en su sangre.  Los sospechosos fueron ingresados al Centro de Detención Provisional de Ibarra y hoy se conocerá el destino judicial de Wilson R. de 28 años, Ángelo M. de 30 y su hermano William M. de 27. Mientras eran llevados a la oficina de la Policía Judicial los procesados negaron haber participado en el hecho delictivo aduciendo que los confundieron y que no hicieron nada.