Le hicieron el “cambiazo” de su tarjeta en cajero de Ibarra

Ibarra. Con mucha preocupación Sandra T. cuenta que el día jueves fue víctima de la delincuencia cuando se acercó a un cajero, en el centro de la ciudad, para hacer un retiro, sin embargo, una mujer se le acercó para “ayudarla” ya que había un supuesto desperfecto con la máquina.

No era ayuda. “Me decía que tenga cuidado porque se estaba quedando la tarjeta en el cajero pero que se solucionaba limpiando la banda. Tenía un pañuelo con el que limpiaba su tarjeta y ella pudo sacar su dinero. Me dijo que me ayudaría y limpió mi tarjeta pero por más que ingresaba la clave me decía que estaba errónea”, dijo.

Este relato es similar al que decenas de personas cuentan, en Imbabura y en el país, tras haberse dado cuenta que esas personas que tuvieron contacto con sus tarjetas de débito, al final sacaron dinero de sus cuentas. “Es un momento muy breve y todo parece tan normal que no me percaté de nada”, explica.

Consumaron el plan. Sandra no se dio cuenta y siguió con sus actividades normales. Esto les permitió a los delincuentes seguir con su plan. “Tenía que ir a retirar a mi hijo a la escuela y ya no me pude ir a otro cajero. Pasaron unos 15 minutos y me llega un mensaje a mi celular que había sacado 200 dólares y 20 minutos después otros 100 dólares. Yo pensaba que se equivocaron del banco y en la tarde cuando me fui a un cajero me di cuenta que no tenía fondos porque me habían robado”, detalla la mujer.

Obtuvieron su clave. Los maleantes obtuvieron su clave al momento en que Sandra intentaba ingresarla una y otra vez pero con una tarjeta que no era de ella, ya que la cambiaron al momento de supuestamente limpiar la banda. Así tuvieron el tiempo suficiente para memorizarla.

El año anterior. Este no es un caso aislado, en junio pasado, también una mujer joven fue víctima del mismo delito en Atuntaqui. En ese caso los presuntos responsables fueron capturados.

El robo se realizó también en dos partes, la primera en un cajero y la segunda en un local bancario autorizado. Es por esto que, en ese entonces, el pedido de la víctima fue que exista más seguridades como, por ejemplo, que siempre se pida la cédula para comparar los datos de la persona que desea sacar dinero con los datos de la tarjeta.

Consejos. Para evitar ser víctima de esta modalidad delictiva, Produbanco comparte a través de sus redes sociales, información para la ciudadanía:

-Observar que no existan personas con actitudes sospechosas, como con gorras, gafas, (en especial en horas de la noche), o que simulan realizar una transacción y nuevamente se pone en la fila mirando a los usuarios.

-En caso de observar las actitudes mencionadas anteriormente es preferible que se retire del lugar y utilice otros cajeros automáticos.

-De ser posible siempre vaya acompañado por algún familiar o amigo, en especial en horas de la noche y en cajeros aislados.

-No acepte la ayuda de ninguna persona.

-No permita que nadie observe su clave. Recuerde que sin su clave no se puede llevar a cabo ningún acto delictivo.

-Exija que la persona que se encuentra atrás suyo guarde distancia de tal forma que usted tenga un espacio de privacidad para realizar la transacción.

Por lo general, los cajeros tienen un espacio privado de uso del cajero y está delimitado en el piso alrededor del equipo. No permita que nadie invada esa zona cuando esté operando el cajero.

-Lea y atienda las recomendaciones que el banco le remite.

-En caso de tener algún inconveniente con su tarjeta, si alguien la ha tomado, cerciórese que no se la hayan cambiado. La tarjeta lleva su nombre impreso, compruébelo.

-Si su tarjeta ha sido cambiada, hurtada o perdida, realice inmediatamente el bloqueo temporal comunicándose con su banco.

Denuncia. Es importante que en ese instante se comunique con el ECU 9 1 1 para que, a través de la Policía, intenten dar con el paradero de los delincuentes. Además debe presentar la denuncia en la Fiscalía.